5 abr. 2009

Una mala combinación.

Gays Lesbianas Bisexuales Transexuales (GLBT), drogas y sexo.

Inicio este artículo con una afirmación severa. Considero urgente que quienes trabajamos en el tema del VIH/Sida, traslademos el concepto “prevención de riesgos y de daños” a cualquier ámbito de actuación y de reflexión, tanto en lo personal, como en lo social.

 Riesgos no eliminados y sensación de fracaso.

Los continuos casos de VIH entre la población gay, así como el disparo en las estadísticas de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), no dejan de ser un daño producido por un riesgo que no se ha eliminado a tiempo. Esta situación, no deriva de la falta de información o del fracaso de tantos y tantos años de información y sensibilización mediante, datos, folletos, etc. Tenemos conciencia de que no todo depende de nosotros, ni de los ríos de tinta que podamos generar. Si deseamos que estos daños que machacan tantos años de trabajo y potencian falsas frustraciones, se eliminen, debemos atacar de forma directa a los riesgos.

 

Aumento del consumo de drogas entre los gays.

El gay que toma drogas debe no solo conocerlas, sino también conocerse. El aumento del consumo entre los gays, antes y/o durante las relaciones sexuales, es la nueva alarma que ha saltado entre las y los responsables de la lucha contra el Sida. Estudios efectuados en Cataluña y Euskadi, hace unos 2 años, revelaban que entre los gay, crecía el consumo de alcohol, cocaína, éxtasis y nitritos inhalados (poppers), reflejando cifras similares. Un 22 % admitían consumir cocaína antes o durante una relación sexual y un 38 % indicaron que inhalaban “poppers”.

¿Por qué consumimos drogas en las prácticas sexuales? ¿Por qué asumimos el riesgo de que se pueda producir un “daño” potencial? ¿Desinhibirnos? ¿Experimentar sensaciones nuevas? Cada vez son más los jóvenes y no tan jóvenes, que asumen el riesgo por "buscar sensaciones". Sustancias tales como la metanfetamina y el éxtasis, están en auge. La tendencia es preocupante dado que estas drogas facultan las oportunidades de practicar sexo menos seguro, incrementando el riesgo de contraer el vih o alguna ITS.

¿Podemos prescindir de las club drugs?

Son las drogas de consumo por diversión (club drugs) las más peligrosas y las que esconden riesgos más profundos. Cada uno y una, debe reflexionar y poner en duda su conducta. ¿Por qué lo hacemos? ¿Carencias? ¿Situaciones de abandono? ¿Soledad? ¿Depresión?... El problema, quizás no estribe sólo en la utilización o no del preservativo, sino en la necesidad o no, de incorporar una sustancia “recreativa”.

Si quienes toman medicamentos antirretrovirales, incorporan el consumo de drogas pueden llegar a reducir la efectividad de la medicación o, sin saberlo, interferir en sus pautas médicas. El aporte que planteo, es que la mejor campaña de prevención será entonces, la invitación a una reflexión personal. La búsqueda de un ¿por qué? a tanto riesgo. Solo la percepción del riesgo real que las drogas pueden entrañar, evitará la expansión de los daños.

 Álvaro Ortiz de Zárate 

Ocupó el cargo de Director Gerente de T4 Batzordea.

Bilbao - Bilbo (Euskadi).

No hay comentarios: