8 abr. 2009

ENFERMEDADES OPORTUNISTAS (EO).


El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), cuando infecta a un organismo, debilita su sistema inmunitario. Todos convivimos con gérmenes (bacterias, protozoos, hongos o virus). Cuando el sistema inmune funciona de forma correcta, impide el desarrollo anómalo de estos gérmenes. Si el sistema inmune está debilitado por el VIH, estos gérmenes pueden causar graves problemas de salud. A las enfermedades que se desarrollan en un sistema inmune debilitado, se les denomina "oportunistas". Si estamos ante un seropositivo al VIH que desarrolla enfermedades oportunistas, es posible que tenga SIDA.

En la actualidad, gracias a los fármacos antirretrovirales, los seropositivos diagnosticados que presentan un recuento de más de 200 CD4 (células defensivas), y que siguen las pautas de su tratamiento farmacológico, no suelen resultar afectados por estas enfermedades. No se puede decir lo mismo respecto a todos aquellos que desconocen si están o no infectados por el vih.

En una etapa inicial, los síntomas de las EO no son fáciles de reconocer por parte del paciente, es conveniente por tanto, que prestes atención a tu cuerpo, para indicarle a tu médico los cambios o señales que detectes, por insignificantes que te parezcan. Las EO son enfermedades de tratamiento costoso y de difícil curación que pueden acarrear, si no son atendidas a tiempo, consecuencias mortales o secuelas de discapacidad.

La consideración de enfermo de Sida, está pautada en parte por las EO soportadas, como categoría clínica; y en parte por el número de linfocitos CD4 (menos de 200), como categoría inmunológica.

 

La relación de EO que pueden afectar a un seropositivo/a y que se aplica desde 1993, aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, es la siguiente:

·              Candidiasis traqueal, bronquial, pulmonar o esofágica.

·              Criptococosis extrapulmonar.

·              Criptosporidiasis o isosporidiasis con diarrea más de un mes. 

·              Retinitis por Citomegalovirus (CMV).

·              Encefalopatía por VIH.

·              Histoplasmosis diseminada (en una localización diferente o además de los pulmones, ganglios cervicales o hiliares)

·              Sarcoma de Kaposi

·              Linfoma de Burkitt o equivalente.

·              Linfoma inmunoblástico o equivalente.

·              Linfoma cerebral primario o equivalente.

·              Tuberculosis pulmonar, extrapulmonar o diseminada.

·              Infección por Mycobacterium avium (M. avium) intracellulare o Mycobacterium Kansasii (M. kansasii) diseminada o extrapulmonar.

·              Infección por otras micobacterias extrapulmonar o diseminada.

·              Neumonía por Pneumocystis carinii (P. carinii).

·              Neumonía recurrente (más de 2 episodios por año).

·              Leucoencefalopatía multifocal progresiva.

·              Sepsis recurrente por Salmonella sp. diferente a Salmonella typhi (S. typhi).

·              Toxoplasmosis cerebral.

·              Síndrome caquéctico (Wasting syndrome).

·              Carcinoma de cérvix invasivo.

·              Coccidiomicosis diseminada (en una localización diferente o además de la pulmonar o los ganglios linfáticos cervicales o hiliares).

Entre las EO más frecuentes en todo el mundo, según la actualización técnica efectuada por ONUSIDA en marzo de 1999, constan:

-         Enfermedades bacterianas, como la Tuberculosis, las infecciones por el complejo M. avium, la Neumonía bacteriana y la Septicemia.

-         Enfermedades protozoarias, como la Neumonía por P. carinii, la Toxoplasmosis, la Microsporidiosis, Isosporiasis, y la Leishmaniasis.

-         Enfermedades micóticas, como la Candidiasis, la Criptococosis (Meningitis Criptococócica).

-         Enfermedades víricas, como las causadas por el Citomegalovirus (CMV) y los virus del herpes simple y del herpes zoster.

-         Neoplasias asociadas, como el Sarcoma de Kaposi, el linfoma y el carcinoma de células escamosas.

Si eres seropositivo/a y tomas medicación cumple con el tratamiento (en las dosis y los horarios) y no desatiendas tus controles periódicos; cuídate y cuida a los demás. Entre otros problemas podrás evitar una reinfección.

Puede que des por supuesto que eres seronegativo/a, pero si has mantenido conductas de riesgo, no practiques la política del avestruz, se previsor y no desatiendas tu salud. Evita males mayores, hazte la prueba. Protegiéndote, también protegerás a los demás.

Recuerda que ofrecer o solicitar un condón es la mayor muestra de respeto y amor que puedes tener con tu(s) pareja(s) sexual(es).

No hay comentarios: