10 abr. 2009

Bisexualidad


Y TÚ, ¿YA ERES BISEXUAL?

Artículo de:Josep Lobató, Oriol Sàbat y Venus

Fuente: EL PERIÓDICO DE CATALUÑA

Cada vez son más quienes eligen no cerrarse ningún frente

Chicos con chicos, chicas con chicas y ambos con todos. Las orgías no son un invento reciente pero parece que últimamente las fiestas sexuales donde el intercambio es la tarjeta de acceso están a la orden del día. Y la pregunta que nos hacemos ante tal situación es: ¿existe la bisexualidad?

JOSEP LOBATÓ
Hay una escala para medir el grado de bisexualidad

Algunos piensan que la bisexualidad no existe. Respetan a la gente que puede pensar que sí, pero creen que está claro que en algún momento tienes que elegir si te quedas con la carne o con el pescado.
Esto mismo nos explicaba Matías, un argentino muy cachondo que nos contó sus múltiples accidentes con el sexo oral con mujeres, previos a salir del armario. Matías coleccionaba novias como cromos hasta que, como él mismo decía, cató a un compañero de clase. Es curioso, porque muchos homosexuales pasan por una fase de bisexualidad antes de tener claras sus tendencias sexuales.
Los entendidos en el tema, que no son el típico amigo promiscuo que todos tenemos sino los psicólogos, tienen una forma infalible de medir el grado de bisexualidad de sus pacientes. La piedra filosofal se llama Escala de Preferencia Sexual de Kinsey. Haciendo caso a lo que dice, hay tres grados de bisexualidad que van desde el bisexual absoluto pasando por heteros y homosexuales con derecho a tomarse una excedencia.

ORIOL SÀBAT
Declararse bisexual es una moda que abre las mentes

Un día le preguntamos a un oyente si creía en la bisexualidad y nos dijo que "lo que hay es mucho vicio". En el mundo hay personas cien por cien bisexuales, pero no tantas como se dice. Seamos realistas: ¿de verdad puede haber un porcentaje tan alto de bisexuales?
Algunas encuestas apuntan que entre un 2% y un 6% de la población son bisexuales. Que tengas una temporada tonta y te líes con todo lo que se pone delante no es ser bisexual. Hay gente que elige esta opción para no cerrar ningún frente, porque no está la cosa como para ir desperdiciando oportunidades. Cada uno puede hacer lo que quiera en su cama y desayunar lo que le apetezca, pero una noche de desenfreno no significa que tengas que hacerte un carnet de bisexual vitalicio.
Una cosa está clara: la bisexualidad existe y hay personas capaces de enamorarse y disfrutar del sexo tanto con mujeres como con hombres. ¡Y no saben ellos la suerte que tienen! Pero lo más importante de todo es que con toda esa moda bisex se han abierto las mentes de algunos y se tolera más a los homosexuales, aunque solo sea por tendencia.

VENUS
¿Por qué la gente se empeña en elegir un sexo u otro?

La bisexualidad es como ir a un bufet libre y coger lo que más te apetece. Según un estudio, solo el 20% de la gente es homosexual o heterosexual exclusivamente. El resto, el 80%, se mueve en el terreno de la bisexualidad. Pero en la sociedad occidental nos empeñamos en quedarnos con uno u otro sexo. Hay quien piensa que los bisexuales son unos obsesos. Pero quienes lo practican aseguran que es fantástico descubrir cómo siente el placer una persona del sexo opuesto y, a la vez, alguien de tu mismo sexo, de quien, seguro, conoces muchos más puntos erógenos.
Para iniciarse, yo recomiendo hacerlo de una forma suave. Por ejemplo, en una fiesta con buen rollito donde todo el mundo vaya, simplemente, a pasarlo bien. Los ingredientes básicos para disfrutar de la experiencia: ir sin presiones, no perder el buen humor y dejar que la cosa fluya.
Queda por resolver si la bisexualidad está dentro de cada uno. Igual resulta que sí y somos nosotros los que ponemos las barreras. Tal como dicen muchos oyentes en “Ponte a Prueba”, si nos dejásemos de pamplinas sociales disfrutaríamos más del sexo como algo divertido y saludable. 

No hay comentarios: