5 dic. 2007

Viviendo con el VIH/sida


1º de diciembre, Día Internacional Contra el Sida: La autocrítica

La mortalidad de esta pandemia va unida en gran mediada a la falta de recursos y a la pobreza Un abrazo a los compañeros y compañeras que vivimos con el VIH/sida de todo el mundo y el recuerdo a los que nos dejaron.
Veintidós años de portador del virus dan para mucho, uno recuerda los amargos momentos del inicio y la desesperación al verse joven y sin futuro es un golpe que cuesta superar, no en vano los dos años de esperanza de vida inicialmente concedidos. Pero los años demuestran que se puede madurar y lograr, día a día, la ilusión y los recursos para hacer futuro -si no los hay, hay que crearlos-, todos somos capaces de ello.
Pero no todos han tenido la suerte mía o las posibilidades de seguir, a ellos mis recuerdos y compromiso.
También es bueno recordar y valorar los sucesos que llevan a pensar que este 1 de diciembre será una fecha más para olvidar. Hablamos mucho de nuestras situaciones personales como propias de todos, y poco de la gran mayoría de las personas viviendo con el VIH/sida olvidadas o relegadas a vivir en condiciones degradantes.
Así, en estos años he podido acudir a muchos lugares donde reclamábamos más medicamentos de uno u otro tipo y nos poníamos a la altura de los profesionales. Llegábamos a pasearnos con becas de multinacionales, carpetas multicolores o en aviones, ante el asombro de quienes incluso tenían dificultades para participar en estos interminables y fastuosos foros sobre el SIDA. Son muchas jornadas sin concretar compromisos viables y sin criticar gastos y derroches, o el silencio obligado de más del 95% de afectados-infectados, que podrían dar una versión mas real de la magnitud de la pandemia y su verdadero rostro.
Pero también en esta lucha y a pesar de que los privilegiados por nuestra situación hemos empleado todo tipo de información, seguimos con nuestros prejuicios al clasificarnos y a la vez pedimos respeto, cuando entre nosotros aún hay quien se burla de la diferencia. He acudido a encuentros o conferencias donde los homosexuales -y los afectos de cualquier tipo-, eran motivo de comentarios. Hablo de realidades que dicen bien poco a nuestro favor, pero siempre subsanables si existe voluntad.
Realidades como la de cierta fundación apoyada por famosos, políticos, empresas multinacionales de todo tipo, etc. Y de su presidente que acudía a eventos en un coche que costaba millones, decía que él representaba a las personas que vivíamos con el VIH/sida, pero dejaba claro que él no lo era. También celebrará el día como el que más.
Burla tras burla en un recorrido donde las comparaciones son odiosas, pero reales. Y para aprender hay historias que nos son propias: los sidatorios como los de Cuba; la expulsión de criaturas de escuelas por el mero hecho de la sospecha; los experimentos en países menos desarrollados; o la situación en las cárceles. Todas son parte de nuestro recorrido común, y a recordar para superarlas. Pese a ello -y ajenos- muchos nos empeñaremos en hablar de nuestro sida, de nuestro casi cronificado sida.
Cuando repaso los años de lucha y el vertiginoso e irracional gesto del 1º de diciembre por parte de muchos, reclamo la cordura y la consecuencia para recordar a quienes en todos estos años sólo han sido una excusa cuando nos interesaba, porque si hubiera voluntad real y lucha en ese sentido, lo que aquí nos es propio por derecho lo sería en todo el mundo. Y es que la mortalidad de esta pandemia va unida en gran mediada a la falta de recursos y a la pobreza.
De los balances propios llega la autocrítica y verme superior, incluso con este virus, me produce cierta vergüenza, puesto que sé que tendré opción a elegir fármacos, usar medidas de prevención y a apoyos reales cuando los necesite. Incluso, llegado el momento, podré perderme en debates absurdos. Creo que es mi obligación pedir que nos dejemos de mirar al ombligo y denunciemos lo que no se ha hecho -ni se está haciendo- para otros.
Tenemos que denunciar las políticas injustas e insolidarias de los gobiernos, el mal reparto de los bienes, el uso de carne humana como laboratorio para experimentar fármacos, las ganancias multimillonarias de quienes organizan hasta nuestros encuentros, etc. Hablo de lucha por la justicia, que no se nos debe olvidar viendo documentos, carteles y folletos maravillosamente realizados y expuestos este día. Pensemos que quienes más necesitan serán olvidados un día más. Un abrazo a los compañeros y compañeras que vivimos con el VIH/sida de todo el mundo y el recuerdo a los que nos dejaron.
Fuente: GARA > Idatzia > Kolaborazioak
Josu Imanol Unanue Astoreka

24 nov. 2007

1º de diciembre - Día internacional de lucha contra el VIH/Sida


El Sida en la actualidad

Hace unos días supe de la existencia de una tribu originaria de El Chaco (Argentina) conocida como los Lenguas, quienes aceptando que no podían escapar de la Muerte, intentaban al menos engañarla. Si alguno de sus componentes moría, todos los que conformaban el grupo se cambiaban de nombre, evitando de esta forma que la Muerte, pese a haber estado tan cerca, pudiese recordarlos.
Una muestra más del ingenio humano preocupado por dar sentido a la vida intentando entender, justificar y/o prepararse para la muerte. Me hizo reflexionar una vez más sobre mi situación. Tengo ya una determinada edad y hace más de 15 años que me diagnosticaron como seropositivo al VIH, por lo que soy un superviviente de larga duración. La enorme cantidad de amigos que perdí, antes y después de saberlo, me llevó a proponerme el no asumir la muerte –por entonces no había medicación- sin plantarle cara. Opté, como otros muchos por la fórmula de darnos a conocer o sea poner rostro a la enfermedad y de manifestarnos públicamente en las circunstancias que así lo requerían. El acceso gradual a distintos medicamentos -los antirretrovirales facilitados de forma gratuita y generalizada, por el servicio de salud de nuestro estado social y de derecho- nos permitió alcanzar cierta dosis de tranquilidad dado que con el diagnostico inicial también solían comunicarte que como mucho dispondrías de un año o dos de vida.
Dejando las circunstancias personales al margen, intentaré acercarme al tema con datos actuales basados en la experiencia clínica y por tanto constatables. España fue desde los primeros casos hasta 1997 el país europeo con mayor incidencia de Sida, debido al uso compartido de jeringuillas. Desde principios de 1990 se ha registrado una disminución en la tasa de diagnósticos de infección por el VIH constatada en las comunidades autónomas que disponen de esta información, dándose la circunstancia de que en el año 2004 esta tasa se situó por debajo de la de varios países de Europa occidental. Pesó la importante disminución en las nuevas infecciones entre los usuarios de drogas por vía parenteral, y aunque la transmisión sexual no sufrió cambios importantes, los heterosexuales han pasado a ser los primeros afectados por las nuevas infecciones por VIH. La tasa de diagnósticos de VIH ha disminuido tanto en la población autóctona como entre los inmigrantes, aunque los rápidos cambios demográficos están logrando que crezca la incidencia de diagnósticos de VIH entre estos últimos.
En hombres homosexuales se han descrito aumentos recientes en la incidencia de infecciones de transmisión sexual tales como la sífilis y la gonococia que debilitan el sistema inmune permitiendo alertar sobre posibles ascensos en la transmisión del VIH. El número de personas que viven con el VIH en España se mantiene entre 100.000 y 150.000 (2,4 a 3,6 por 1.000 habitantes). La mejora en el pronóstico de vida derivada de los tratamientos antirretrovirales es innegable, aunque se producen todavía más de 2.000 casos de Sida (4,8 por 100.000 habitantes) y más de 1.600 muertes anuales (3,8 por 100.000 habitantes). Un tercio de las personas que iniciaron un proceso de Sida en 2004 no habían sido diagnosticadas de VIH hasta su ingreso hospitalario debido a enfermedades oportunistas, impidiéndoles iniciar el tratamiento antirretroviral a tiempo. Para analizar nuestra situación con respecto a otros países europeos se ha procedido a una comparativa con otras áreas geográficas obteniendo un índice de preponderancia de la transmisión. Este se establece analizando la distribución por género, edad y, finalmente, las principales vías de transmisión en cada país. Se ha empleado un diseño descriptivo en base a los datos más recientes sobre VIH/Sida publicados por OMS y ONUSIDA. Así en la región oriental, Estonia posee el índice de prevalencia más elevado en el rango de edad comprendido entre los 15 y los 49 años (10,96) y en la occidental tenemos a España con (6,25). La prevalencia media de VIH/Sida en la misma franja de edad llega al (7,09) en Europa Oriental, resultando casi tres veces superior a la de Europa occidental (2,60). En Georgia el 100% de los casos de SIDA se da entre personas con estas mismas edades. En España el 90% de los casos también se concentra en estas edades. Rumania es el país con mayor porcentaje de casos de niños con Sida y un alto porcentaje de mujeres con la enfermedad. En Bulgaria se da un predominio de la transmisión heterosexual (93%) y en Hungría predomina la homosexual (74%).
La lucha contra el VIH/Sida ha de sustentarse en medidas de prevención implicando de forma activa a los jóvenes –homos y heteros- y a las mujeres, puesto que la mayoría de las transmisiones del VIH se efectúa de forma predominante entre ellos. Y si mantienes o haz mantenido prácticas de riesgo sin usar condones es que solo estás intentando como los Lengua, engañar engañándote mientras que la prueba del VIH puede salvarte la vida.
En el Día Internacional del Sida -1º de diciembre- no se puede hablar del tema, sin al menos mencionar la inexistencia de una vacuna, a pesar de la cantidad de años transcurridos, y de que entre todos, desde una posición de privilegio, estamos permitiendo el genocidio de millones de personas que viven en África, Asia y América Latina, donde muchos países no disponen ni de los medios adecuados, ni de las medicaciones necesarias para combatir la pandemia.

Artículo de: Rubén Tosoni
Presidente de honor de gais positius

21 nov. 2007

VIH Sida - Una campaña necesariahttp://www.blogger.com/posts.g?blogID=648427978331154053

24 oct. 2007

VIH Sida - La infección y prevención del VIH entre Lesbianas y Mujeres Bisexuales

Artículo de la Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región del Hemisferio Occidental.

Uno de los mitos más comunes sobre la epidemia del VIH es que las mujeres que tienen sexo con mujeres no corren el riesgo de infección. Como la creencia que el VIH/SIDA era una enfermedad "gay," y que por lo tanto se quedaría dentro de los límites de la "población gay," la convicción que las lesbianas serían excluidas de la transmisión del VIH es tanto errónea como peligrosa. Sin embargo, muy pocas investigaciones se han realizado sobre el tema de las mujeres que tienen sexo con mujeres y el VIH/SIDA. La Dra. Joyce Hunter del Centro del VIH para Estudios Clínicos y de la Conducta en Nueva York recientemente hizo una presentación sobre "Health Risk Behaviors among Lesbian/Bisexual Female Youth" (Conductas de Riesgo para la Salud entre Mujeres Jóvenes Lesbianas/Bisexuales) en la conferencia de la Asociación Americana de Salud Pública (sitio en inglés) del 2000. La investigación de la Dra. Hunter encontró que 25% de 52 mujeres lesbianas/bisexuales que participaron en el estudio del área metropolitana de Nueva York habían tenido parejas masculinas durante el periodo de los seis meses anteriores, que 22% de estas mujeres jóvenes habían tenido sexo vaginal no protegido, y que 7% habían tenido sexo anal no protegido. Treinta y cinco por ciento de todas las mujeres jóvenes participantes habían tenido sexo con mujeres que habían tenido sexo con hombres durante los seis meses anteriores. La conclusión de la Dra. Hunter es que, debido a las conductas de riesgo documentadas, las jóvenes lesbianas y bisexuales corren un riesgo significante de problemas de salud, además del abuso de drogas. Más información sobre el tema de la conducta de riesgo y la prevención del VIH entre adolescentes lesbianas y bisexuales se puede encontrar en HIV Center (en inglés).

Otros recursos en línea sobre el VIH/SIDA y las mujeres que tienen sexo con mujeres incluyen los siguientes: