21 abr. 2009

Counselling y seropositivos.


Counselling, herramienta para el apoyo mutuo.

Artículo de: 
Rodrigo Araneda Villasante 
Licenciado en Psicología.
Sus áreas de desarrollo principal han sido la Psicología Comunitaria y Clínica en el ámbito del vih/sida y las adicciones. Es especialista en el diseño de trabajos de grupo e individuales. Colabora con ACATHI, asociación para inmigrantes y trabaja en Gais Positius asociación de apoyo mutuo para seropositivos.

Instrumento para el trabajo cotidiano en las asocianes de autoayuda.

El diagnóstico de vih/sida implica someter a un individuo a un proceso complejo, muchas veces secreto. El estigma social, las dificultades de relación y la imposibilidad de efectuar predicciones no siempre permiten plantear soluciones definidas. En este contexto la introducción de puntos de vista alternativos y/o complementarios produce alivio. 
Es aquí donde toma relevancia el Counselling. 
La palabra no tiene una traducción precisa, pero refleja un diálogo de acompañamiento que permite, por llegar en mejores condiciones a la toma de decisiones, afrontar nuevas conductas. Se trata de una mirada que nos refleja en el otro, haciéndonos responsables de nosotros mismos, encaminándonos al reconocimiento de que podemos incidir en nuestro propio futuro. Quienes ofrecen Counselling funcionan como mediadores/facilitadores y no como figuras del "deber ser o hacer"; entregan información, animan a reflexionar, a expresar lo que se siente, a buscar pequeños cambios, a asumir de forma consciente la realidad de ser gay y seropositivo.

En este sentido, algunas tareas centrales de quienes ofrecen Counselling, pueden ser:

  • Construir una visión de encaje con la nueva situación, permitiendo encontrar soluciones alternativas.
  • Asignar prioridades a lo que es necesario enfrentar. 
  • Usar un lenguaje acorde a la visión del problema. 
  • Mantener neutralidad respecto a las decisiones que se tomen. 
  • Favorecer el desarrollo emocional y generar perspectivas de futuro. 
  • Ayudar a desprenderse de problemas, disminuyendo la vulnerabilidad. 
  • Ver el vih/sida como una entrada para trabajar otros problemas y no necesariamente como un único problema.

Examinar las dificultades del aislamiento resultante de los miedos al estigma social y a trasmitir el vih, acoplándolo con el deseo de iniciar nuevas relaciones, implicando su red de apoyo natural (familia, amigos y otros), si esto es lo que se desea. Ayudar a encontrar nuevos significados y comprensión de lo que implica ser portador de VIH. Normalizar la visión, sentimientos y experiencias que se viven. Ayudar a descubrir las nuevas opciones y así dotar de un sentido de autonomía.

La inclusión del Counselling en las asociaciones y agrupaciones de seropositivos les permite beneficiarse con la participación e implicación de sus componentes en la mejora de su calidad de vida, eliminando la victimización y la inmovilidad que produce el actuar como "paciente", "afectado" o "enfermo". Genera una atmósfera no clínica, de apoyo mutuo y estímulo, con estructuras más igualitarias; sobre todo en el caso de grupos de apoyo mutuo, que favorece además una relación no centrada solo en el tiempo, y pone énfasis en la interacción personal.

Las ONG que trabajan con seropositivos pueden ser vistas como agentes que humanizan y dan visibilidad al hecho de vivir con vih/sida. La inclusión de profesionales puede resultar acertada si estos permiten la distribución de los conocimientos y de esa forma, el desarrollo de relaciones más igualitarias, reservándose un papel asesor y fortalecedor. Dotar a los individuos y grupos de recursos para afrontar sus problemas hace imprescindible, que el profesional comprenda la necesidad de potenciarlos, sin dejarse dominar por el miedo a perder privilegios anquilosados. El Counselling es la herramienta, que ha permitido transformar los grupos de soporte mutuo, en focos generadores de gays seropositivos responsables y constructores de sus propias vidas.


No hay comentarios: