21 abr. 2009

Lo que debes saber...


 SOBRE LA HEPATITIS C

Contagio más frecuente:

 * POR VÍA PARENTERAL:

 - transfusiones de sangre, compartir jeringuillas, contacto sangre-sangre, pinchazos, cortes esporádicos...

Otras vías de transmisión (poco frecuentes):

* POR VÍA SEXUAL:

- La transmisión del virus C por vía sexual es muy rara, menos de 5 por ciento, si no hay factores de riesgo como lesiones genitales- producidas antes o durante la relación-o tener un contacto sexual durante el ciclo menstrual. Por ello se deberán evitar las relaciones sexuales o utilizar preservativo durante la menstruación o cuando existan heridas.

- En caso de que la pareja sexual sea estable, no es necesario utilizarlo fuera de los supuestos anteriores, según recomendaciones del Servicio Nacional de Salud de JUL. (US Public Health Service)

- Es recomendable realizar un test de anticuerpos del virus C e informar a la pareja de que el riesgo de transmisión, aunque bajo, existe. No es necesario realizar otro análisis de forma periódica si los anticuerpos fueron negativos.

- En caso de tener más de una pareja sexual, se recomienda usar preservativo. Se ha demostrado que en los contactos ocasionales hay más riesgo de producir heridas porque las relaciones pueden llegar a ser más violentas.

* VÍA MATERNO FILIAL (VERTICAL):

- Si no se detecta la presencia de virus en el suero de la madre (prueba del PCR), la transmisión a niños es prácticamente nula.

- La gestación no está contraindicada, incluso en casos de replicación viral. El riesgo de transmisión es bajo -menos de un 5 por ciento -excepto en casos de elevada carga viral y/o casos de coinfección por VIH.

- El parto vaginal no está contraindicado.

- Este virus no se transmite a través de la leche materna. Hay estudios que así lo demuestran, según los especialistas, pero en muchos hospitales se sigue recomendando evitar la lactancia materna a las madres portadoras como medida preventiva.

- Se debe realizar una prueba de detección del virus C entre los seis meses y el año de nacimiento. Los anticuerpos anti-VHC sólo tienen valor si se identifican a partir de los doce meses de vida.


TRANSMISIÓN EN LA FAMILIA:

- Hay que evitar el contacto sangre-sangre, no compartiendo hojas de afeitar, cepillos de dientes, cortaúñas, pinzas de depilar...

- Los pacientes infectados con virus C que se hagan heridas o cortes sangrantes deben desinfectarlos y cubrirlos con apósitos.

- El virus no se transmite a través de la saliva, por lo que se pueden compartir platos, vasos, cubiertos... No es necesario que la vajilla sea sometida a una desinfección especial. Tampoco los besos o caricias pueden transmitirlo.

- No es necesario realizar un test antivirus C a todos los miembros de la familia, sólo a la pareja sexual y a los niños potencialmente infectados en el nacimiento.

POR CONTACTOS SOCIALES:

- La convivencia normal no acarrea un particular riesgo de infección, por lo que no existe razón para aislar a las personas infectadas. Es necesario informar al personal sanitario de que se es portador del virus.

OTRAS RECOMENDACIONES:

- Es posible realizar una vida normal

- No existe ninguna dieta que favorezca o empeore la infección por virus C.

- Se recomienda evitar el consumo de alcohol. Se ha demostrado que incluso la ingestión de cantidades mínimas empeora el estado del hígado de pacientes con hepatitis C.

- El consumo de anticonceptivos orales no está contraindicado, incluso a veces se recetan para evitar embarazos durante el tratamiento con ribavirina


VIH Y HEPATITIS C

- Transmisión sexual

Un grupo de investigadores holandeses ha hallado que muchos hombres gays con VIH también están infectados por el virus de la hepatitis C. En la investigación participaron los pacientes de un gran clínica de salud sexual en Ámsterdam. El estudio estableció que un 18% de los hombres gays con VIH también estaban infectados por hepatitis C. El fenómeno apenas se observó en hombres gays sin VIH. También se descubrió que el porcentaje de hombres gay con VIH y hepatitis C va en aumento. En mayo de 2007, cerca de un 15% de los hombres gay con VIH también estaba infectado por VHC; sin embargo, en abril de este año, esta tasa aumentó a un 21%. Muchos de ellos desconocían que estaban infectados por hepatitis C.

Numerosos estudios han identificado la práctica del fisting (penetración anal con el puño) como un factor de riesgo de infección por hepatitis C en hombres gays con VIH. 

La coinfección entre VIH y hepatitis C podría incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Un grupo de investigadores estadounidenses ha hallado que las personas con VIH y hepatitis C parecen tener un riesgo elevado de padecer enfermedades cardiovasculares graves, entre las que figuran infarto de miocardio y derrame cerebral. El estudio incluyó a más de 20.000 personas con VIH. Una tercera parte también estaba infectada por hepatitis C. Los investigadores descubrieron que las personas que viven con ambos virus tienen niveles más bajos de colesterol. A pesar de ello, las personas coinfectadas tuvieron cerca de un 25% más de probabilidades de desarrollar problemas cardiovasculares graves o de sufrir un derrame cerebral que las personas que sólo tienen VIH.

- Los datos sobre VIH y hepatitis C provienen de la Conferencia Internacional sobre Sida 2008.

No hay comentarios: