27 mar. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - Lyz Taylor, la muerte de una de nuestras mejores amigas.


Retrato de la actriz pintado por Andy Warhol en 1963.

L0s seropositivos al VIH Sida perdemos una defensora y amiga.

Muere Elizabeth Taylor a los 79 años.

23/03/2011 Fuente: ABC.es

«Me gustaría ser recordada por mi lucha contra el SIDA», confesó Liz Taylor hace tiempo. Ciertamente, así será. Tras la muerte de su amigo Rock Hudson por una enfermedad generada por este virus, en 1985, la actriz se convirtió en el rostro y la voz de los enfermos de VIH en Estados Unidos y en el mundo entero, precisamente en tiempos en los que las «celebrities» de Hollywood huían del asunto como consecuencia de las campañas orquestadas contra estos enfermos por los mass-media. La muerte de Hudson, con quien había protagonizado el clásico «Gigante» en 1956, la llevó a impulsar la creación de la American Foundation for AIDS Research (amfAR), una de las ONG más prestigiosas en la investigación del Sida y de su prevención. Gracias a su inagotable gestión, la amfAR hoy cuenta con el apoyo económico de figuras de la talla de Sharon Stone, Whoopi Goldberg, Patti LaBelle y Anna Wintour.

Sin embargo, Taylor no se sintió satisfecha con ese valioso aporte y en 1991 creó su propia fundación, The Elizabeth Taylor AIDS Foundation (ETAF), una organización dedicada a brindar fondos a los enfermos de HIV Sida de todo el mundo. En menos de una década logró recuadar más de 50 millones de dólares para esta causa, principalmente a través de sus galas anuales, a las que asistía el «tout» de Los Ángeles.

Simultáneamente, la legendaria diva participó en otra media docena de causas benéficas y apoyaba las iniciativas solidarias de otros famosos, como la fundación Heal The World de su amigo Michael Jackson (al que siempre defendió de las acusaciones de pederastia), o la AIDS Foundation de Elton John (EJAF).

Huracán Taylor

La llama solidaria de Elizabeth Taylor siguió viva hasta sus últimos años. Tras el huracán Katrina, que azotó el sur de Estados Unidos en agosto de 2005, la actriz donó 40.000 dólares y un hospital móvil con equipos de rayos X y mesas de examinación a una fundación de Nueva Orléans, una de las ciudades más afectadas por esa catástrofe. En febrero de este año, Taylor fue honrada en Nueva York por su larga trayectoria en la lucha contra el Sida y por su compromiso con el trabajo humanitario. Esa noche, en una gran gala en la que compartió escenario junto al ex presidente Bill Clinton, Liz hizo una de sus últimas apariciones públicas, en silla de ruedas y muy demacrada. «Soy una superviviente, un ejemplo en vida de lo que se puede sufrir y de que se sobrevive», es una de sus frases más célebres. Ahora, su legado humanitario la precede.

En 1992, la American Foundation for AIDS Research (amfAR), organización que ella ayudó a fundar y que presidió hasta su muerte, recibió el Premio Príncipe de Asturias por su labor de investigación y prevención del Sida.

No hay comentarios: