6 may. 2009

VfIH Sida Cuídate en Positivo - Se nos rompió el condón. ¿Qué hacer?



Tratamiento de urgencia post-exposición al VIH.

Artículo de R. Tosoni - Publicado en la revista Zero Nº 60

Si se te rompe el condón mientras mantienes prácticas sexuales que incluyen la penetración, estas ante una situación de alto riesgo respecto a una posible exposición al VIH. Esta circunstancia se da al margen de si quienes participan conocen o no, su estado serológico.
¿Se puede hacer algo? Si. En caso de que creas con algun tipo de fundamento el estar ante un posible contagio has de dirigirte, lo antes posible y no después de transcurridas 72 horas, al servicio de urgencias de un hospital. Tendrás que explicar la situación, evaluarla con un médico y solicitar el acceso al tratamiento.

Se denomina Profilaxis Post-Exposición (PPE), aunque es más conocido por su abreviatura inglesa como PEP.
Es un tratamiento preventivo. Como decíamos lo puedes solicitar ante una probable infección, o sea si, en una penetración, constatas la rotura o el mal encaje de un condón o si se ha deslizado hasta salirse permitiendo que el semen entre en contacto con la mucosa anal.
El PEP no es muy conocido en el ambiente, por lo que es difícil que ante un accidente de este tipo, quienes lo padecen sepan como solventar la situación. Otra dificultad estriba en que quienes hacen uso del PEP no siempre se muestran dispuestos a continuarlo.
Alegan que se les hace pesado tomar los antirretrovirales que les recetan al menos durante cuatro semanas. Se suelen olvidar de las tomas y terminan por dejar el tratamiento. Otras razones que se argumentan son los efectos secundarios y la falta de apoyo psicológico.

Es quizás este último punto el más importante, ya que quien afronta esta situación soporta una carga de estrés emocional considerable.
Cuando el accidente acontece siendo una de las partes un gay seropositivo, es probable que sea el quién tome la iniciativa. Si le sucediese con la pareja estable, ya habrán hablado del tema y podrán por tanto, evitar reacciones precipitadas. En el caso de una relación circunstancial, si el compañero sexual desconoce su estado serológico es conveniente sondear su nivel de información para saber si conoce la existencia del PEP y su fácil acceso. También puedes acompañarle al hospital y hablar con tu médico.

Al iniciar el PEP, el médico solicita un test analítico de referencia. Repetirá ese test un mes después y volverá ha hacerlo cuando hayan pasado tres meses. Si finalizado el tratamiento y tras el conjunto de pruebas de referencia se constata que con quién se produjo la rotura del condón, resulta ser positivo, no es conveniente precipitarse ni dejarse llevar por sentimientos de culpa.

No se ha de perder de vista que:
- la transmisión pudo haber sucedido en otra ocasión.
- la responsabilidad de un accidente se diluye entre ambas partes.
Para los dos esta vivencia resultará difícil, por lo que es conveniente que hablen con personas que hayan pasado por experiencias similares o incluso con algún psicólogo o técnico en soporte emocional.

A quienes están interesados en el tema de este artículo, les sugerimos una atenta lectura de los folletos “SEXO + VIH = PLACER” www.gaispositius.org y PROFILAXIS POST-EXPOSICIÓN www.stopsida.org Conozcas o no tu estado serológico, si tienes dudas, consultalas con tu médico.

No hay comentarios: