7 may. 2009

Françoise Barré-Sinoussi - Descubridora del VIH y premio Nobel en 2008.



"Lo próximo contra el sida serán los anticonceptivos con fármacos"

ENTREVISTA: Françoise Barré-Sinoussi

Descubridora del VIH y premio Nobel en 2008

Gonzalo Casino - Diario El País -  Barcelona - 05/05/2009

Hasta que recibió el Premio Nobel de Medicina o Fisiología en 2008, muchos desconocían que esta viróloga del Instituto Pasteur de París fue la principal artífice del descubrimiento del virus del sida y la primera firmante del artículo en el que el equipo de Luc Montagnier comunicó el hallazgo en 1983. En su reciente visita a Bilbao, invitada por la Fundación BBVA, Françoise Barré-Sinoussi (París, 1947), reconoce que el VIH es probablemente el virus mejor conocido, pero que falta mucho por saber para lograr una vacuna o un tratamiento curativo. El reto sigue siendo, dice, extender los actuales tratamientos a todos los afectados y no bajar la guardia en la prevención con el preservativo. Y, como novedad, anuncia que en un futuro próximo podría haber anticonceptivos reforzados con fármacos antirretrovirales.

El VIH es una gran herramienta para aprender a hacer todo tipo de vacunas

Los geles vaginales con antirretrovirales podrán ayudar a prevenir la infección.

Pregunta: La investigación sobre vacunas parece estar en un punto muerto. ¿Por qué?

Respuesta: Porque en los últimos 20 años todas las potenciales vacunas han sido un fracaso. Seguimos sin vacuna y mucha gente cree que nunca la habrá.

P. ¿Es lo que piensa usted?

R. No. Estamos aprendiendo de los errores y ya tenemos una larga lista de obstáculos. Ahora toca estudiarlos para tratar de resolverlos. Con el último fracaso, el de Merck [el ensayo Step fue suspendido en 2008 por falta de eficacia] nos hemos dado cuenta de que hay que volver a la ciencia básica, porque no sabemos todavía qué tipo de respuesta protectora queremos provocar con una vacuna. Probablemente tendríamos que proteger frente a las señales u ordenes patogénicas que provoca el virus en las células inmunitarias.

P. Las primeras horas de la exposición parecen cruciales.

R. Sí. Ésta es una de las prioridades de la investigación internacional: entender cuál es ese primer evento en el que el virus es capaz de alterar las cosas.

P. Usted dice a menudo que el VIH es probablemente el virus mejor conocido, pero parece que todavía no lo bastante.

R. El virus es bien conocido. Lo que no se conocen son sus interacciones con las células defensivas, las de la mucosa genital, las de los ganglios linfáticos, las del estómago...

P. Además el VIH es muy variable. ¿Tanto como el de la gripe?

R. Sí y no, porque no son comparables. No podemos ni siquiera estimar cuántas variaciones tiene. Miles. Pero muy pequeñas. En un individuo pueden ser 100 variaciones, en otro 10.000.

P. ¿Es ése el gran problema?

R. Es un problema, pero no el más importante. Es muy fácil decir que no tenemos una vacuna porque es un virus muy variable, pero la gente sabe que hay vacuna contra la gripe aunque tengamos que cambiarla cada año. Si fuéramos capaces de hacer una vacuna contra una variante única del VIH, seríamos capaces de conseguir protección contra todas las demás. El VIH es una herramienta fantástica para entender mejor cómo desarrollar vacunas para el futuro, no sólo contra el VIH, también para la malaria y otras enfermedades, y quizá incluso contra el cáncer.

P. Oyéndola, transmite la sensación de que habrá una vacuna.

R. Soy una científica, y si no creyera en la ciencia debería dejar de trabajar en esto.

P. ¿Estamos al principio, al final o a mitad de camino?

R. Creo que estamos en un nuevo comienzo, o mejor dicho, tenemos una nueva agenda científica. Tras el fracaso del último ensayo clínico con una vacuna preventiva, la comunidad científica se ha dado cuenta de que queda un largo camino y mucho por hacer con un enfoque multidisciplinar e integrador. Si pensamos en las vacunas que protegen frente a la evolución de la infección a la enfermedad, estamos bastante seguros de que esto es posible.

P. ¿Por qué?

R. Porque hay una pequeña proporción de infectados, menos del 1%, que no desarrollan el sida. Son los llamados "VIH controllers". Algunos llevan 10 o 15 años infectados y no han recibido tratamiento antirretroviral.

P. El tratamiento justo después de la exposición parece ser muy eficaz. ¿Cabe imaginar para el sida algo similar a la píldora del día después?

R. Es una posibilidad. Pero en lo que creo realmente es en la profilaxis con antirretrovirales antes de la exposición. Los anticonceptivos con antirretrovirales son realmente el próximo paso, el futuro hacia donde hay que ir. Hay datos preliminares que indican que es posible este tipo de profilaxis en geles de uso vaginal, y se podrían poner antirretrovirales en anillos vaginales y otros anticonceptivos.

P. ¿Ciento por ciento eficaz?

R. No estoy diciendo eso. Son datos preliminares, de laboratorio, de modelos animales y de un estudio en fase 1 en humanos. El mensaje es que sabemos que los condones protegen contra la infección y la circuncisión en un 50%, aunque asociada con el condón funciona perfectamente. Y el próximo paso será añadir antirretrovirales a los anticonceptivos.

P. ¿En qué casos?

R. Por ejemplo cuando el hombre no quiere utilizar preservativo y a la mujer, en algunos países, le es muy difícil decir que no a su marido, aunque sepa o sospeche que es seropositivo. Si tuviera este gel con antirretrovirales estaría protegida.

P. La infección por VIH, ¿debería ser de declaración obligatoria?

R. No podemos hacer una recomendación universal porque hay demasiada estigmatización de los infectados, incluso en Europa y EE UU. Antes de tomar esta decisión debemos luchar contra esta discriminación, que no es aceptable. Pero debemos mejorar la información y la educación para que las personas que puedan estar infectadas se hagan el test voluntariamente y cuanto antes, por su propio bien y el de la comunidad.

P. Si pudiera conocer algo de la biología del sida que ahora se ignora, ¿qué le gustaría saber?

R. Me gustaría saber más sobre el fragmento del virus que altera el sistema inmunológico.

No hay comentarios: