2 abr. 2013

VIH Sida Cuídate en Positivo - Una sentencia frena en la India la voracidad de las patentes de los laboratorios.




India blinda en los tribunales la fabricación de medicamentos genéricos.

 

Rechaza la patente de un anticancerígeno fabricado por la multinacional Novartis al considerar que «no satisface los criterios de novedad». 

02.04.13  J. LUIS ÁLVAREZ | MADRID.
La farmacéutica suministra gratis Glivec al 95% de los enfermos a los que les es prescrito en aquel país.

La Justicia de India, el país que está considerado como la farmacia de Oriente, blindó ayer la fabricación de medicamentos genéricos. La Corte Suprema rechazó el recurso de la multinacional suiza Novartis, que reclamaba la patente de su anticancerígeno Glivec. El fallo establece que la fórmula del medicamento genérico, del que Novartis defendía su patente, «no satisface los criterios de novedad o creatividad» requeridos por la legislación del país. Según la sentencia, solo es una modificación del producto anterior y no una medicina nueva.
De esta manera concluye un proceso que comenzó en 2006, cuando la firma suiza solicitó la patente. Una y otra vez, la petición fue denegada en distintas instancias, hasta que el caso llegó a los tribunales. Al parecer, el fabricante suizo defendía que su producto mejoraba la fórmula, facilitando una más rápida absorción por el organismo.
La legislación india limita la capacidad de los laboratorios para obtener nuevas patentes introduciendo pequeñas modificaciones en las fórmulas (un proceso denominado 'evergreening'). De esta manera, la sentencia permite que los laboratorios de medicamentos genéricos continúen produciendo su propia versión de Glivec.
El vicepresidente y director general de Novartis en India, Ranjit Shahani, manifestó poco después de conocerse la resolución de la corte Suprema que el fallo «clarifica la ley de patentes» de India, a la vez que «genera desánimo para el descubrimiento de fármacos innovadores, lo que resulta esencial para el avance de la ciencia médica para los pacientes».
«Defendimos este caso porque creemos firmemente que las patentes son la salvaguarda de la innovación y alientan al progreso médico, particularmente para las necesidades médicas no cubiertas. Esta sentencia es un revés para los pacientes y dificultará el progreso médico para las enfermedades sin opciones de tratamiento efectivas», añadió Shahani.
La multinacional farmacéutica tiene patentado su medicamento Glivec en cerca de 40 países, incluyendo China, Rusia, y Taiwán. Según la firma, suministra Glivec sin coste a un 95% de los pacientes, a los que se prescribe el medicamento en la India, actualmente más de 16.000 enfermos. En el 5% restante de pacientes el medicamento está financiado, cubierto con seguro o accesible a través de un programa de copago.
Desde que Novartis empezó su primer programa de donación en 2002, la compañía ha suministrado Glivec a pacientes en la India por un valor de más de 1.700 millones de dólares (unos 2.200 millones de euros).


Satisfacción genérica
Por el contrario, la sentencia causó satisfacción entre los enfermos y ONG. Para el abogado Anand Grover, representante de la Asociación de Ayuda a Pacientes con Cáncer, el fallo le hacía sentirse «loco de felicidad», porque supone «un enorme paso adelante para ofrecer medicinas a precio accesible a los más pobres».
En el mismo sentido, Pratibha Singh, abogado del grupo de medicamentos genéricos Cipla, dijo que el tribunal «dejó claro que no se puede patentar una nueva medicina apenas haciendo algunas modificaciones. Con este fallo, la Corte Suprema apoya la ley de patentes india».
Leena Menghaney, del consejo jurídico de Médicos Sin Fronteras, recordó que el tratamiento de un paciente durante un mes con Glivec cuesta 4.000 dólares, al tiempo que en India la versión genérica cuesta menos de 73 dólares. «Esta decisión es un enorme alivio», dijo Menghaney. «Ayudará a salvar muchas vidas, no solo en India sino en todos los países en desarrollo», añadió.

No hay comentarios: