19 abr. 2013

VIH Sida Cuídate en Positivo - En Europa la mortalidad asociada con hepatopatía resulta preocupante.




Las enfermedades hepáticas constituyen una causa importante de morbimortalidad en la Unión Europea.

Una revisión de 260 estudios epidemiológicos recientes permite conocer el impacto de las principales afecciones que afectan al hígado.
Fuente:  Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
Juanse Hernández - 19/04/2013
Según un estudio publicado en The Journal of Hepatology, las enfermedades del hígado suponen una gran carga de enfermedad en toda la Unión Europea (UE). Los autores calculan que 170.000 muertes al año son atribuibles a la cirrosis hepática, de las que 47.000 estarían provocadas por el cáncer de hígado. Las principales causas de hepatopatía fueron el consumo excesivo de alcohol, las infecciones virales y la obesidad, factores todos ellos "susceptibles a la prevención y el tratamiento".

Un equipo internacional de investigadores quiso conocer más a fondo la prevalencia e incidencia de las enfermedades del hígado y sus causas en la UE. Para ello, identificaron 260 estudios distintos centrados en enfermedades hepáticas en la Unión Europea, todos ellos publicados en los últimos cinco años.

Datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que, cada año, se producen 170.000 muertes como consecuencia de la cirrosis hepática, lo que representa un 2% del total de fallecimientos sobrevenidos en la UE. Las regiones con una mayor mortalidad asociada a cirrosis relacionada son el sureste y el noreste de Europa. Sin embargo, los autores señalan que se ha observado un aumento significativo en los registros de muertes atribuibles a cirrosis en el Reino Unido e Irlanda en los últimos diez años.

El cáncer de hígado, carcinoma hepatocelular principalmente, causó 47.000 muertes al año. En 2008, la incidencia de cáncer de hígado en hombres y mujeres fue de 11 y 4 por cada 100.000 personas, respectivamente. La incidencia de muerte por cáncer hepático fue más reducida en los Países Bajos y más elevada en Italia.

Un consumo muy alto de alcohol se identificó como la principal causa de muerte asociada al hígado
. Los autores indican que Europa es la región donde más alcohol se consume del mundo. En Francia, un 69% de los casos de cáncer hepático son debidos al consumo excesivo de alcohol. La incidencia de mortalidad por enfermedad hepática relacionada con el alcohol varía considerablemente desde tres por cada 100.000 personas en Letonia hasta 47 por cada 100.000 en Hungría.

No obstante, las iniciativas dirigidas a la promoción de la salud puestas en marcha en Noruega y Suecia muestran que se puede reducir la carga que supone la mortalidad por hepatopatía relacionada con el alcohol.  

Los investigadores también identifican las infecciones víricas como una de las causas principales de enfermedad hepática. La incidencia de infección por el virus de la hepatitis A (VHA) oscila de 0,55 a 1,5 por 100.000 personas. Con todo, brotes de hepatitis A fueron responsables de aumentos transitorios de hasta diez veces en la incidencia en algunos países, entre los que se incluyen Chequia, Eslovaquia y Letonia en 2008. Brotes de menor tamaño de hepatitis A, por otro lado, se apreciaron en determinadas poblaciones, y en 2002-2003, un brote de infección en Finlandia que se localizó de forma inicial en personas usuarias de drogas inyectables se propagó a la población general. En la mayoría de casos, la enfermedad causada por la hepatitis A es leve y transitoria, a diferencia de lo que sucede con la infección por el virus de la hepatitis B (VHB).

La incidencia anual de hepatitis B en la Unión Europea oscila de 0,2 casos por cada 100.000 habitantes en Islandia a 11,2 casos por cada 100.000 en Francia. La tasa de mortalidad como consecuencia de la hepatitis B fue de 2,5 por cada 100.000 habitantes en Francia y España.

Los investigadores, asimismo, subrayan en su análisis algunas buenas noticias. Las campañas de vacunación y otras iniciativas dirigidas a la promoción de la salud han propiciado un descenso en la tasa de nuevas infecciones por VHB en la mayoría de países. En cualquier caso, los autores de esta revisión de estudios expresan su preocupación por el hecho de que una gran parte de infecciones por VHB no estén diagnosticadas.

La incidencia anual del virus de la hepatitis C (VHC) en la UE se estima en 6,19 infecciones por cada 100.000 personas, con una prevalencia de la infección que varía de un 0,13% a un 3,25%. Es bien sabido que los usuarios de drogas inyectables tienen el mayor peso de esta enfermedad, con una prevalencia que alcanza el 60% en Francia. En Italia, se halló que un 82% de los usuarios de drogas inyectables que solicitaron tratamiento para la dependencia de opiáceos tenían hepatitis C.

Entre un 10 y un 20% de las personas con infección crónica por VHC desarrollan cirrosis hepática y en un 7% de ellas, la enfermedad puede progresar a cáncer de hígado. Los investigadores señalan que "los pacientes diagnosticados de hepatitis C muestran un aumento de la morbilidad, altas tasas de hospitalización y tasas de mortalidad tres veces superiores a las de la población general". Los autores también destacan los costos del tratamiento contra la hepatitis C y creen que "los pacientes que están ahora infectados de forma crónica por el VHC supondrán una pesada carga de enfermedad en los próximos años".

El virus de la hepatitis delta (VHD) solo puede infectar a los pacientes que, además, tienen el VHB. Se asocia con un curso de la enfermedad más agresivo y resultados más pobres. La prevalencia más alta se observa en África, Brasil, Europa del Este, el Mediterráneo, Oriente Medio y zonas de Asia. La prevalencia de la coinfección por VHB y VHD en la Unión Europea varía entre cerca de un 4% y un 7%, pero las tasas más altas se detectaron en personas que eran inmigrantes de regiones donde la infección es endémica.

El creciente problema de la obesidad en Europa, por otra parte, se ha visto que contribuye a la carga de enfermedad hepática en la UE
. Aproximadamente un 50% de los adultos de la Unión Europea tienen sobrepeso u obesidad, un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad por hígado graso no alcohólico (EHNA). Un estudio rumano mostró que una quinta parte de los adultos tenían EHNA, y en pacientes con diabetes tipo 2, se registró una prevalencia de hasta un 70%. Varios estudios realizados en diferentes poblaciones de la UE han revelado que la EHNA se asocia con un aumento significativo del riesgo de muerte.

"Los datos analizados en este estudio demuestran de forma clara la carga significativa de enfermedad hepática en Europa", concluyen los autores. Y añaden: "La mortalidad asociada con hepatopatía en esta región es, como mínimo, comparable a la de otras enfermedades que son consideradas muy preocupantes para la salud pública". Esperan que sus hallazgos sirvan de impulso para el diseño e implementación de estrategias que permitan mejorar este problema y, en definitiva, salvar vidas.

Fuente: Aidsmap.
Referencia: Blachier M, Leleu H, Peck-Radosavljevic M, et al. The burden of liver disease in Europe: a review of the available epidemiological data.
Journal of Hepatology 2013; 58: 593-608.

No hay comentarios: