17 abr. 2013

VIH Sida Cuídate en Positivo - Esperanza de vida de las personas con VIH en Cataluña y las Islas Baleares.




gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH.

La esperanza de vida de las personas con VIH en Cataluña y Baleares sería 14 años inferior a la de la población general.
El elevado número de diagnósticos tardíos y de pacientes con coinfección por hepatitis C podría explicar dicho resultado
Juanse Hernández - Francesc Martínez - 16/04/2013
En el marco del XVII Taller Internacional sobre Bases de Datos Observacionales del VIH, celebrado en Cavtat (Croacia), un equipo de investigadores presentó datos relativos a la esperanza de vida de personas con VIH de Cataluña y las Islas Baleares, a partir de los registros clínicos de los participantes de la cohorte PISCIS, un estudio abierto y multicéntrico que realiza un seguimiento clínico y epidemiológico de pacientes con VIH de 12 hospitales catalanes y dos de las Baleares. La cohorte PISCIS está coordinada por el Centro de Estudios Epidemiológicos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Cataluña (CEEISCAT).

Es bien sabido que la llegada de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), en la segunda mitad de la década de 1990, llevó a un incremento espectacular de la supervivencia de las personas con VIH. Para evaluar la evolución de la esperanza de vida, la mortalidad y los años de vida potencialmente perdidos durante los años posteriores al inicio de la TARGA, los investigadores de la cohorte PISCIS analizaron los registros de 14.613 personas con VIH (que sumaban un total de 73.726 persona-años de seguimiento) con edades a partir de los 16 años y que habían empezado el tratamiento antirretroviral por primera vez dentro del periodo comprendido entre enero de 1998 y diciembre de 2011.

Las características de los participantes variaron a lo largo de los años de seguimiento. Así, el porcentaje de personas que habían adquirido la infección a través del uso de drogas inyectables pasó del 38% en el periodo 1998-2000 al 14,3% en el intervalo 2006-2011. De forma contraria, las transmisiones entre hombres que practican sexo otros con hombres (HSH) representaron el 24,0% durante el primer periodo y el 50,5% durante el 2006-2011.

La mediana del recuento de CD4 en el momento de la inclusión correspondió durante todo el periodo evaluado a un diagnóstico tardío (< 350 células/mm3), aunque fue superior en el periodo 2006-2011 (271 células/mm3) al observado en el intervalo 1998-2000 (205 células/mm3).

Durante el periodo investigado (1998-2011), la esperanza de vida en una persona diagnosticada de infección por VIH a los 20 años fue de 70,2 años en mujeres infectadas por vía heterosexual, de 69,6 años en HSH, de 56,6 años en hombres infectados por transmisión heterosexual y de 48,7 años en usuarios de drogas intravenosas.

Sin embargo, la esperanza de vida de un diagnosticado a los 20 años fue aumentando a lo largo del periodo de seguimiento, pasando de 57,7 años en el global de los participantes en el intervalo 1998-2000 a 67,2 años en el periodo 2006-2011. En el caso de las personas diagnosticadas a los 35 años, la esperanza de vida pasaría de 60,2 años en el intervalo 1998-200 a 69,6 años en el período 2006-2011.

Las tasas de mortalidad también se redujeron durante el periodo de seguimiento, pasando de 19,6 muertes por cada 1.000 persona-años en el período 1998-2000 a 8,8 en el 2006-2011.

Los autores del estudio concluyeron que, a pesar del incremento de diez años en la esperanza de vida apreciado durante el estudio, ésta sigue siendo inferior en 14 años a la de la población general.Esta diferencia es superior a la advertida en otros países de nuestro entorno (véase La Noticia del Día 29/11/2012). Un dato que podría estar condicionando esta diferencia son los niveles de CD4 al iniciar el tratamiento antirretroviral, cuya mediana todavía corresponde a un diagnóstico tardío.Además, el todavía importante impacto de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC), que afectó al 25% de los participantes en el estudio (hasta un 40,7% en el intervalo 1998-2000), también supondría un factor pronóstico negativo.

Cabe destacar la diferencia observada en la esperanza de vida entre personas españolas y las nacidas fuera de España siendo la de estas últimas superior en 9,3 años a la de las primeras.

Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la necesidad de mejorar la detección de las nuevas infecciones, ya que un diagnóstico precoz mejora la esperanza de vida de las personas con VIH.

Fuente: Elaboración propia.
Referencia: Gallois A, Esteve A, Casabona J, et al. Life expectancy of HIV-positive individuals on ART in Catalonia and Balearic islands,PISCIS Cohort Study (Spain). 17th International Workshop on HIV Observational Databases, Cavtat, Croatia.

No hay comentarios: