8 jul. 2012

VIH Sida Cuídate en Positivo - La disolución de una asociación que lucha en defensa de los derechos GLBT nos afecta a todos.




El Presidente del Parlamento de La Rioja recibe el Premio Rosa de manos de Mayte Fernández, miembro de la Asociación de Padres y Madres de Gays y Lesbianas, y del Presidente de Gylda, Francisco Pérez Diego.

GYLDA se disuelve tras 17 años en defensa del colectivo homosexual.


La asociación pone fin a su actividad por la igualdad sexual debido a la falta de relevo de su equipo directivo.  

29/06/2012 
Artículo de PATRICIA MARTÍNEZ
Logroño – La Rioja.

La asociación Gays y Lesbianas de Aquí (GYLDA) se disuelve tras diecisiete años de trabajo a sus espaldas peleando por los derechos del colectivo homosexual. Desaparece debido a que su actual directiva cesa en sus funciones y no hay ninguna persona interesada en ocupar esos puestos.

Ayer tuvo lugar uno de sus últimos actos, la entrega del Premio Rosa 2012 al presidente del Parlamento, José Ignacio Ceniceros, como representante del pueblo riojano con el objetivo de «reconocer a la sociedad riojana el apoyo recibido en estos años».

El hasta ahora presidente de GYLDA, Francisco Pérez, informó de que «esta decisión la tomamos en la última asamblea» y también que «ha habido un plazo bastante largo, desde el mes de noviembre hasta el mes de marzo o abril» para un posible relevo, pero que «no hay nadie que haya querido hacerse con la asociación».

El fin de esta entidad supone la desaparición de «un colectivo de referencia» en el ámbito de la homosexualidad, el cual llevaba casi dos décadas trabajando con la ciudadanía a través de «charlas informativas sobre educación sexual, ciclos de cine, tertulias»; una intensa actividad que «ahora ya no la hay», como afirmó su presidente.

Asimismo, Francisco Pérez, también alcalde del municipio de Clavijo, aseguró que su «esfuerzo ha cambiado de rumbo» y que prefiere dedicarse por entero a su alcaldía, aunque bien es cierto que, hasta ahora, había «complementado ambos trabajos sin ninguna dificultad».

Además, la disolución de GYLDA no supone para él el final de su lucha por «el respeto a lo diferente, por la tolerancia a todas y cada una de las orientaciones sexuales» sino que, por el contrario, aseguró, que continuaría ejerciendo esta labor como «activista político» desde sus círculos sociales.

Para Pérez, «los ciclos terminan, y el ciclo de GYLDA ha terminado», a pesar de que confía en que cuando la sociedad necesite un colectivo de estas características, «nazca con ilusión y nuevas ideas y pretensiones que las de GYLDA o, por qué no, con las mismas».

 

No hay comentarios: