19 de jul. de 2012

VIH Sida Cuídate en Positivo - Informe anual de Naciones Unidas sobre la situación de la pandemia.




Imágen de una exposición contra el VIH organizada por ONUSIDA

Naciones Unidas
SITUACIÓN DE LA PANDEMIA
INFORME ANUAL 

Las nuevas infecciones se reducen un 20% y el acceso a tratamiento mejora.
Un total de 1,7 millones de personas murieron por el virus, un 24% menos.
Las mujeres jóvenes de 15 a 24 años, las más golpeadas por el VIH.
El domingo arranca en Washington la conferencia más importante.

Artículo de María Valerio
Madrid
18/07/2012 

A pocos días de que comience en Washington (EEUU) la Conferencia Internacional de Sida, ONUSIDA, la agencia de Naciones Unidas que vela por esta enfermedad en todo el mundo, ha hecho públicos los últimos datos de la epidemia. Y sus 140 páginas esconden algunas cifras para la esperanza.

Según los últimos datos del informa anual de este organismo, entre 2010 y 2011, el número de personas que están recibiendo terapia antirretroviral en todo el mundo ha aumentado un 20%, lo que significa que más de ocho millones de personas tienen ya acceso a estos fármacos salvavidas (casi la mitad de todos los que son candidatos a recibirlos). Los avances más destacados, de nuevo en el África subsahariana (donde los pacientes en tratamiento han pasado del 19% al 54%).
Pero la ampliación en el acceso a las terapias no es la única buena nueva, según ONUSIDA, los 2,5 millones de nuevas infecciones en 2011 también tienen un lado positivo: suponen una reducción del 20% desde 2001. Una tendencia a la baja que también se refleja en el número de niños que contrajeron la epidemia en el último año: 330.000 (una reducción del 24% desde 2009).
En el lado contrario, la epidemia de VIH sigue cebándose especialmente con los grupos más débiles de población: los jóvenes de 15 a 24 años(que representan el 40% de las nuevas infecciones) y las mujeres (cuyo número de casos en esa franja de edad duplica a los varones).
Con todos estos mimbres, ONUSIDA, ha elegido un lema muy acorde a la nueva situación que se abre a partir de ahora: 'Juntos podemos acabar con el sida'. Aunque, mientras ese objetivo toma forma, aún hoy, 34,2 millones de personas en todo el mundo son portadoras del VIH, un virus que mató a 1,7 millones de seres humanos en 2011.
Los obstáculos que aún quedan por vencer en el día a día siguen siendo, sobre todo, de carácter social. Aún hoy, 46 países y territorios imponen restricciones al acceso a sus territorios de personas con VIH y hasta 600 procesos judiciales siguen en marcha (sobre todo en países de altos ingresos) por parte de ciudadanos que no dan información sobre su estado serológico.
Y a pesar de la situación económica vigente, los fondos destinados a esta epidemia a nivel internacional se mantienen estables (se invirtieron 16.800 millones de dólares, un 11% más que en 2010). Aún así, ONUSIDA calcula que "se necesitan entre 22.000 y 24.000 millones de dólares al año hasta 2015 para dar una respuesta adecuada".

Dos aspectos fundamentales

De cara a la conferencia que el domingo se inaugura en Washington, y que reunirá a unas 25.000 personas, según los organizadores, ONUSIDA destaca dos aspectos desde el punto de vista científico. El primero tiene que ver con el tratamiento precoz en parejas serodiscordantes, en las que sólo uno de los dos miembros es portador del virus. "Se espera que el aumento del acceso a los antirretrovirales siga contribuyendo al descenso de nuevas infecciones, puesto que una persona con VIH que accede a la medicación es menos contagiosa", destacan.
En segundo lugar, uno de los temas que más dará que hablar la semana que viene es la llamada profilaxis pre-exposición, que permite a personas sanas tomar antirretrovirales para prevenir la transmisión en situaciones de riesgo. La aprobación de Truvada en EEUU, el primer antisida preventivo, va en esta línea, aunque como recuerdan los especialistas de Naciones Unidas la realidad ha demostrado que es muy difícil que estas personas sanas cumplan diariamente con la medicación.