16 ago. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - Somalía - Guerra civil y hambruna - Violencia sexual.


Desplazadas somalíes en una calle devastada por la guerra en Mogadiscio. -REUTERS

Las somalíes, víctimas de asaltos y violencia sexual.

Crisis humanitaria. La hambruna no es la única amenaza para los desplazados.

Fuente: diario Público.

Artículo de A.TORRÚS

MADRID 16/08/2011

El hambre, la miseria y un recorrido de cientos de kilómetros que deben completar a pie no son los únicos enemigos que los refugiados somalíes en su mayoría mujeres y niños deben vencer en su larga travesía hasta los campos de Kenia. La ONG Human Rights Watch denunció ayer que el número de violaciones de mujeres y niñas desplazadas, así como de robos y asaltos, se ha disparadodesde que se declarara la hambruna en Somalia el 22 de julio.

"Hace tres días que salí de Dhobley (ciudad somalí). Nos robaron por el camino. Éramos unos 40, y llegaron diez hombres con rifles y nos los pusieron en el cuello, y había otros diez en los matorrales", recuerda una anciana recién llegada a los campos de refugiados de Kenia que cita la ONG. "Separaron a los hombres y las mujeres y nos dijeron que entregáramos todo lo que tuviéramos. Algunas muchachas fueron violadas, unas seis de ellas", apunta. Durante 2011, son más de 100.000 los somalíes que se han visto obligados a abandonar sus hogares y cruzar la frontera con Kenia hacia el campo de refugiados de Dadaab,el más grande del mundo, que alberga a más de 400.000 personas, aunque está diseñado para acoger a unas 90.000.

Durante su larga huida hacia delante, los refugiados sufren, según la ONG, arrestos, detenciones arbitrarias, deportaciones ilegales y asaltos por parte de algunos miembros de la policía keniata y de grupos de bandidos organizados a lo largo de la frontera. La ONU ya alertó el pasado jueves, por boca de Margot Wallström, representante especial de la ONU sobre violencia sexual en conflictos, que había aumentado el número de violaciones durante el éxodo de las mujeres somalíes hacia Kenia. "Durante el largo y peligroso viaje de Somalia a los campamentos kenianos, mujeres y niñas son víctimas de ataques que incluyen violaciones por parte de militantes armados y bandidos", apuntó. Por ello, subrayó la necesidad urgente de atender a las víctimas de violencia sexual y de reducir los riesgos que afrontan mujeres y niñas en los campamentos.

Una vez en los campamentos, los recién llegados se enfrentan al hacinamiento y a condiciones de vida inhumanas, así como retrasos en el registro para obtener incluso asistencia sanitaria mínima. Para solventar estos problemas, Médicos Sin Fronteras y Human Rights Watch han exigido al Gobierno de Kenia a través de diversos llamamientos que no demore ni un minuto más la apertura de las instalaciones del IFO 2, un campo de refugiados completamente equipado y con capacidad para 40.000 personas que se encuentra vacío por el temor del Gobierno keniano de perpetuar la situación de interinidad de los rufugiados somalíes en terreno keniano.

Además de la crisis humanitaria, Somalia está inmersa en una guerra civil desde hace más de veinte años. Hoy día, hay cuatro bandos enfrentados: el grupo armado islamista al-Shabaab, el Gobierno federal de transición somalí, las fuerzas de pacificación de la Unión Africana y las milicias somalíes respaldadas por Kenia y Etiopía. En una situación como esta no hay Estado que funcione, ni instituciones de justicia que condenen los crímenes contra la población civil.

"Ninguna de las dos partes evita atacar a la gente",señala una mujer de 37 años que huyó de Mogadiscio. "A al-Shabaab le gusta disparar sus armas desde áreas residenciales, sabiendo muy bien que la otra parte va areaccionar disparando desde ese lugar. Entonces al-Shabaab se retira y las fueras gubernamentales y la Unión Africana entran y no les importa si hay civiles o no en los lugares contra los que disparan. ¿Y quién de los dos bandos tiene más culpa?", señala esta mujer. Ante tal situación de impunidad, Human Rigths Watch exige a la ONU una comisión que investigue las violaciones de los derechos humanos y los crímenes de guerra que se han cometido y se cometen en la guerra civil sin fin de Somalia. "No existe una solución rápida para la tragedia de Somalia, pero está claro que la impunidad para los abusos graves perpetúan la inseguridad", declaró ayer Daniel Bekele, director para África de la ONG.

Aumento del cólera.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) viene alertando de la expansión de una epidemia de cólera por Somalia. La enfermedad, causada por el consumo de agua contaminada, provoca fuertes diarreas y vómitos y deja a los niños muy debilitados por deshidratación. "El número de casos es dos veces o incluso tres veces mayor que el del año pasado, por lo que podemos asegurar que tenemos una epidemia de cólera", declaró el médico de la OMS Michel Yao. La epidemia de cólera ya se ha detectado en tres regiones del país y los movimientos de las personas están provocando que se extienda más rápidamente.

No hay comentarios: