11 nov. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - Guatemala - Gayguatemala.com un instrumento en la defensa de derechos LGBT y para la prevención.





REDACCIÓN de diarioGAYGUATEMALA
27/10/2011


El sexo anal es una de las prácticas sexuales más placenteras en las parejas heterosexuales y homosexuales, un acto considerado tabú en muchas sociedades y tratado de forma marginal en otras. Hemos estado recopilando información sobre el sexo anal en diferentes fuentes de internet para traerles un poco más de claridad sobre los riesgos, las prácticas y la forma de disfrutar de este acto sexual de la forma más placentera y segura.
Sexo anal y VIH- Sida.
El sexo anal sin la protección adecuada es la práctica sexual de más riesgo de contagio del VIH y otras enfermedades de trasmisión sexual. Realizar esta práctica con personas de las que no se sabe su salud sexual representa uno de los mayores peligros sanitarios del momento. la posibilidad de contagio del VIH por sexo anal es 20 veces mayor que por la vagina. Recordemos que resulta imposible saber si una persona es portadora del VIH a no ser que tengamos los resultados de las pruebas y sepamos con total seguridad que esta persona no ha tenido prácticas de riesgo durante los últimos 6 meses. La sospecha, las apariencias y el comportamiento de las personas, así como el estado de salud respecto a otras enfermedades no determinan en absoluto si son portadoras o no del virus.
Lubricación.

La penetración anal debe ser practicada con sumo cuidado, para evitar desgarros y fisuras anales. En caso de sexo anal con condón, se debe tener especial cuidado en emplear un lubricante que sea compatible con el condón o preservativo. El lubricante recomendado sería uno de base acuosa o siliconada. Los lubricantes de base grasa u oleica (entre los que se encuentran cremas de manos y corporales) pueden deteriorar el condón e invalidar la seguridad que este ofrece. La saliva constituye el lubricante natural por excelencia, aunque en el caso de parejas heterosexuales o lésbicas, también se emplea el lubricante vaginal, al hacer la penetración anal después de la vaginal. Esto implica una práctica de riesgo de contagio de VIH y otras ETS.

Dilatación anal.
La dilatación anal se puede conseguir mediante el empleo de los lubricantes anteriormente indicados. En los casos de ausencia de condón, también se puede emplear un lubricante de base grasa con acción mentol, calor o frio. Además de los lubricantes anteriormente mencionados, es importante la excitación previa de la zona, mediante caricias suaves (cuidado con las uñas) y la introducción en el recto de elementos de forma fálica y de dimensiones inferiores al pene. La ducha anal o lavativa es otra práctica frecuente entre las personas que realizan sexo anal, sirve para limpiar el recto y evitar el mancharnos o quedarnos con olor a excrementos contenidos en el ano. La ducha anal se puede hacer con bombas de agua adquiridas en las farmacias o sex-shops. En los sex-shops europeos venden un tubo enroscable a la tubería extensible de la ducha que facilita mucho la aplicación de agua sobre el recto.
Advertencia: La práctica de la ducha anal de forma frecuente puede producir estreñimiento o costumbre al uso de la misma. Hay que tener en cuenta también la cantidad de agua que se introduce en el ano sirva para limpiar única y exclusivamente la zona del recto, que es el último extremo del intestino grueso. No hay que excederse en la aplicación del agua.
Alimentación y sexo anal.
Las evacuaciones regulares son la principal función del recto. Nuestra alimentación debe contener la cantidad de fibra suficiente para permitir que las evacuaciones se produzcan de forma adecuada y sin esfuerzo. Las evacuaciones forzosas pueden provocar fisuras, irritación y malestar en la zona, que pueden ser en muchos casos las causantes de las dolencias a la hora de mantener sexo anal.
Les recomendamos que para una buena alimentación y para la práctica del sexo anal tengan en consideración incluir en su dieta los siguientes alimentos ricos en fibra. La cantidad diaria recomendada de fibra para un adulto según la OMS es de 25 gramos
“Cuídate en Positivo” agradece a “El diario de Gay Guatemala” la publicación de este artículo. 

No hay comentarios: