5 dic. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - México - Interesante reflexión sobre la situación en Chihuahua.




Chihuahua, Chih.   30 de noviembre de 2009. Jorge Rodrigues director del programa de prevención del SIDA y autoridades de salud dieron a conocer que los casos del virus VIH sida ha disminuido considerablemente en el estado de Chihuahua, ya que en el último año se han presentado solamente hasta el mes de noviembre 145 enfermos de los cuales 143 son cero positivos.

30 años del VIH-sida, el caso de Chihuahua.

Por: Javier Corral Jurado
04/ 12/ 2011

El pasado primero de diciembre se conmemoraron 30 años de la lucha contra el VIH-sida, la terrible pandemia que cada año acaba con la vida de millones de personas en el mundo, y que, en el caso del estado de Chihuahua se presenta como un grave problema de salud pública, por la mayúscula incidencia de infecciones y muertes. Por la posición geográfica en la que se encuentra nuestra entidad, su condición fronteriza, la migración constante, así como la situación de violencia e inseguridad, han hecho que la estadística de propagación del virus se incremente año con año en Chihuahua, a diferencia de otras latitudes donde se reduce el número.
Convencido de que la batalla contra el sida entraña retos fenomenales en términos culturales, políticos, gubernamentales y sociales, desde hace varios años me he dado a la tarea de procurar desde el presupuesto público, sea o no legislador, mayores fondos para la investigación, y el tratamiento de los enfermos. Y he centrado ese empeño en fortalecer al Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas (CIENI), que depende del INER.

El permanente batallar con la burocracia de la Secretaría de Hacienda, me confirma en una idea: el reto para la política gubernamental en la lucha contra el sida, más que presupuestal, es cultural; mientras no se sacudan viejas rémoras conservadoras y prejuicios por la connotación sexual que tiene la enfermedad, estaremos muy lejos de lograr el triple objetivo que se ha impuesto el movimiento de solidaridad internacional en esta lucha: cero infecciones, cero muertes, cero discriminación. Por eso se le regatean tantos recursos al CIENI, que con auténtica pasión de servicio y humanismo solidario fundó en 2004 y lo ha encabezado desde entonces, el Dr. Gustavo Reyes Terán. Esta institución, no hay duda, es el logro más emblemático del esfuerzo mexicano por erradicar la enfermedad.

Luc Montagnier, uno de los tres científicos que recibieron el Premio Nobel de Medicina en 2008 por el descubrimiento del Virus de la Inmunodeficiencia Humana, dijo en su conferencia en Estocolmo, Suecia: Mientras se encuentra una vacuna exitosa “será esencial hacer accesible el uso de fármacos antirretrovirales para todos los pacientes que son candidatos para ello. Esto implica no sólo un esfuerzo internacional para bajar el precio de estas medicinas, lo cual ya se ha logrado en parte, sino también un esfuerzo equiparable para crear instituciones médicas con doctores capacitados y centros de investigación en países en vías de desarrollo”. 

Eso es el CIENI en México y cada año, el aquelarre por los recursos es brutal y cuando parece que ya hemos conseguido el pequeño aumento, duendes de última hora cercenan los recursos. El Presidente Felipe Calderón debe saber que, una vez más, se le han regateado los recursos al CIENI para la ampliación y equipamiento del Pabellón 13. Nos hemos puesto de acuerdo varios, para no permitirlo, y estamos dispuestos a pintarnos de apaches para que se le reintegre la asignación original. Es que la lucha contra el sida en nuestro país, ha sido cuesta arriba.

El 21 de noviembre el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida en voz de Michel Sidibé, ha declarado que por primera vez se llegará a la conmemoración de Día Mundial de la Lucha Contra el Sida con resultados destacables, las muertes han caído a los más bajos niveles desde el punto álgido de la epidemia y las nuevas infecciones fueron reducidas en un 21 por ciento desde 1997, pero no hay que confiarse, no hay que bajar la guardia.

Este es un indicador que no nos debe asentar en la indiferencia o la comodidad, hoy se necesita el compromiso y el involucramiento de diversos sectores en el gobierno para enfrentar con acciones este terrible problema de salud pública, cada legislador debería analizarlo.

El caso de Chihuahua es de la mayor preocupación: se atienden en promedio 360 personas por año, casi una persona por día, tan sólo la capital y Ciudad Juárez engloban el 90 por ciento de los casos en el estado, 5 mil 602 personas es el número que se tiene de pacientes con el virus del sida, y sumémosle a quienes aún desconocen su enfermedad.

Entre los principales factores de riesgo en la propagación del VIH/sida se encuentra la migración de mexicanos a Estados  Unidos, pues no sólo la distancia, el contexto, así como la lejanía del hogar hace que este sector de la población tenga mayores probabilidades de contagio. Las prácticas sexuales no protegidas en relaciones ocasionales, comerciales, más las parejas inestables, junto con el uso compartido de jeringas por varias personas para el consumo de drogas u otras sustancias, multiplican el riesgo en este sector de la población, quienes al regresar a su lugar de origen, muchas veces en zonas rurales, hace que se catapulten tales probabilidades de contagio.

Por lo que además, si hay un grupo altamente vulnerable y que es neurálgico atender a la brevedad, es esta población rural, y por sus condiciones contextuales, más aún la población indígena. En un estado como Chihuahua, la lejanía de los hogares a los centros de atención, los costos de transporte generados, el tiempo de traslado que esto implica, dificulta que la atención a la enfermedad se dé en las condiciones más óptimas.

A estas complicaciones agreguemos que para muchas comunidades el sida es considerado como un castigo en el mejor de los casos,  para varios pueblos sus tradiciones están tan arraigadas que el uso de los métodos de prevención no es una práctica común, el tema de la sexualidad es prohibido o incluso en muchas comunidades no existe incluso dentro de su dialecto siquiera una palabra para designar a la enfermedad, de ese tamaño es la gravedad del asunto.


Tal desinformación dentro de este sector marginal, da como resultado que mientras en las ciudades en promedio pasen 10 años entre el contagio y los primeros síntomas de la enfermedad, en las zonas rurales, donde se encuentra buena parte de la población indígena, las complicaciones del virus, de acuerdo a especialistas, se presentan apenas dos años después del contagio y que, junto a la muy probable desnutrición, se acelere todavía más la evolución de la enfermedad.

Por ello, una de los grandes pendientes con Chihuahua es reducir las desigualdades en los servicios de salud mediante intervenciones focalizadas en comunidades marginadas y grupos vulnerables, y de manera particular, promover la salud reproductiva identificando y privilegiando a los grupos con mayor rezago, acabar con la discriminación, la ignorancia y el prejuicio.


Por su parte y como siempre "Cuídate en Positivo" solicita a las autoridades pertinentes que extiendan los mensajes de prevención sobre el VIH Sida y las infecciones de transmisión sexual (ITS) a todas las lenguas indígenas.

No hay comentarios: