3 dic. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - Deportes y Sida.


Pau Gassol en una campaña para UNICEF.

VIH-SIDA enfermedad que también ha cobrado víctimas en el deporte.
Artículo de Notimex
 02/12/ 2011
México.- Aunque la pandemia VIH arrancó en África Central, pasó inadvertida mientras no empezó a afectar a población de países ricos, en los que la inmunosupresión del SIDA no podía confundirse fácilmente con depauperación debida a otras causas, sobre todo para sistemas médicos y de control de enfermedades muy dotados de recursos.

La muestra humana más antigua que se sepa que contiene VIH, fue tomada en 1959, a un marino británico, quien aparentemente la contrajo en lo que ahora es la República Democrática del Congo.
Otras muestras que contenían el virus fueron encontradas en un hombre estadounidense que murió en 1969 y en un marino noruego en 1976. Se cree que el virus se contagió a través de actividad sexual, posiblemente a través de prostitutas, en las áreas urbanas de África.

A medida que los primeros infectados viajaron por el mundo, fueron llevando la enfermedad a varias ciudades de distintos continentes
Desde su aparición en el año de 1979, en la ciudad de Nueva York, en unos pacientes homosexuales, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), se ha convertido en un enemigo y asesino silencioso del género humano.

Tras darse a conocer la suerte de esos pacientes neoyorkinos, se abrió “la Caja de Pandora”, ya que empezó a expandirse un virus del que poco o nada se sabía y que se propagaba a una velocidad vertiginosa sin hacer distingos de sexo o posición económica.
Así, la enfermedad de lo que posteriormente se llamaría Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), hacía su aparición en todas las esferas y el deporte no quedó exento de ser víctima de esta pandemia a la que hasta ahora, apenas existen idicios de una vacuna que podría servir de cura. Dentro del mundo deportivo varios son los casos famosos de atletas que han hecho público el padecimiento de este mal, tenistas, basquetbolistas, boxeadores, clavadistas y patinadores por mencionar algunas especialidades, varios de ellos murieron, pero otros lograron sobrevivir a este mal.

En la relación de deportistas que han fallecido a consecuencia de este mal, destaca el tenista estadounidense Arthur Ashe, quien murió el 6 de febrero de 1993, debido a complicaciones luego haberse sometió a una cirugía de corazón abierto, recibió sangre contaminada con el virus del VIH. Como jugador, Ashe consiguió ganar tres torneos de los llamados “Grand Slam”, al alzarse con el cetro de los torneos “Abierto de Australia, de Estados Unidos y el célebre Torneo de Wimbledon”.

Otro célebre deportista que falleció víctima de esta enfermedad, fue el púgil puertorriqueño Esteban de Jesús, quien fuera campeón mundial de la categoría de los pesos ligeros y quien tuvo el privilegio de ser el primer boxeador en cortarle su racha invicta al peleador panameño Roberto “Manos de Piedra” Durán. Los problemas del púgil boricua fueron por su adicción a las drogas, que lo llevó a ser encarcelado, luego de hallarse culpable de asesinato de un joven de 17 años de edad. Estando en prisión se dio a conocer que era portador del Virus VIH y el gobernador de Puerto Rico, Rafael Hernández Colón le concedió el indulto para que saliera de prisión y pasara lo que le quedaba de vida con su familia.

Poco antes de que falleciera el puertorriqueño, éste fue visitado por su eterno rival, el panameño Roberto Durán, con quien tuvo un emotivo reencuentro, luego de las tres fragorosas batallas que estos dos peleadores escenificaron en los cuadriláteros.

Otro destacado deportista que cayó víctima del SIDA, fue el beisbolista Alan Wiggins, quien fuera jardinero y segunda base con las escuadras de Padres de San Diego, con quien llegó a la Serie Mundial de 1984, la cual perdieron ante Tigres de Detroit, cuatro juegos a uno y jugó también con los Orioles de Baltimore. Desde los inicios de su carrera deportiva Wiggins, estuvo involucrado en problemas con drogas, en especial con la cocaína y fue el 6 de enero de 1991, cuando falleció a causa de complicaciones de salud relacionadas con esta enfermedad.

Por otra parte, hay deportistas que hasta la fecha han logrado sobrevivir al hecho de habérseles detectado esta enfermedad, sin duda sobresalen dos casos: el basquetbolista Earvin “Magic” Johnson y el clavadista Greg Louganis.

En el caso del “Showtime”, como también se le conocía a Johnson cuando jugaba en la escuadra de los Lakers de Los Angeles. Fue el 7 de noviembre de 1991, cuando el jugador haría pública su condición de portador del virus VIH y anunciaba su retiro de las canchas “para enfrentar una enfermedad mortal”. Pero el gran poder económico y la fortuna que había hecho como jugador y que le permitió convertirse en el primer ex jugador en ser propietario minoritario de un equipo de la NBA, fue lo que definitivamente lo salvó.

Durante varios años “Magic” Johnson se sometió a un tratamiento, donde se le administraban inyecciones elaborados con un retroviral conocido como “AZT” y cada sesión, se sabe tenía un costo de al menos de 10 mil dólares. Recientemente se cumplieron 20 años de que el mítico jugador de Lakers de Los Angeles, diera a conocer que era portador de esa enfermedad y tras una dura lucha ha logrado vencerla y ser uno de los sobrevivientes, eso sí gracias a que tenía los medios y el acceso a los fármacos, para poder erradicar o controlar este mal.

Otro deportista célebre que ha sobrevivido a este mal, es el clavadista estadounidense Greg Louganis, quien fuera doble medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 y Seúl 1988, adjudicándose en ambos casos el primer sitio, tanto en trampolín de tres metros, como plataforma de 10 metros.

Hay que recordar que en durante el desarrollo de la prueba de trampolín de tres metros en los Juegos de Seúl, Louganis sufrió un accidente al ejecutar uno de sus saltos al golpearse la cabeza contra el trampolín lo que le causó una conmoción que no le impidió colgarse el oro. Años después se daría a conocer que al momento de sufrir ese percance en el trampolín, ya era portador del virus VIH, por lo que más de un clavadista que compitió con él, se hizo un examen, para tener la certeza si estaban infectados o no.

Posteriormente, Louganis quien se declaró abiertamente homosexual, escribió un libro autobiográfico “Rompiendo la Superficie”, obra que fue el best seller número uno durante cinco semanas y que dio paso a un documental sobre él, que se filmó en 1996 y tras ello se ha vuelto un activista, en la lucha para prevenir esta enfermedad.

No hay comentarios: