12 may. 2011

VIH Sida Cuídate en Positivo - Ceuta, España - Discapacidad.


La discapacidad y el VIH/Sida.

Ciudad Autónoma de Ceuta.

Fuente:.elfarodigital.es

12/05/2011

Artículo de Abel García - Presidente EAPN

La relación cada vez más estrecha entre el VIH//SIDA y la discapacidad es un problema que va cobrando importancia y es causa de preocupación, dado que cada vez son más las personas que viven con el VIH o la enfermedad del SIDA y corren riesgo de contraer una discapacidad permanente o episódica como consecuencia de su estado de salud. Por otra parte las personas con discapacidad corren un mayor riesgo de verse expuestas al VIH.

Como todo el mundo, las personas con discapacidad necesitan información sobre el VIH/SIDA y acceso a programas, servicios y recursos. En la mayoría de los países, la situación de las personas con discapacidad se ve agravada por las barreras sociales, que impiden su plena y efectiva participación en la sociedad, entre otras cosas en lo relativo al acceso a la educación.

A pesar de la relación cada vez más estrecha entre el VIH//SIDA y la discapacidad, todavía no se ha prestado suficiente atención a las personas con discapacidad en las respuestas nacionales al VIH y al SIDA. Además, por lo general no se atienden sus necesidades específicas en los programas existentes de prevención y tratamiento del VIH y de atención y apoyo a los infectados por el virus al dar por supuesto que no son activas sexualmente o que no tienen otros comportamientos que les hagan correr riesgos, como el consumo de drogas.

Los prestatarios de servicios de salud sexual y reproductiva pueden carecer de conocimientos sobre los problemas de la discapacidad, o adoptar actitudes basadas en informaciones erróneas o estigmatizadoras hacia las personas con discapacidad. Los servicios que se prestan en los dispensarios, los hospitales y otros lugares pueden ser físicamente inaccesibles, carecer de profesionales que conozcan el lenguaje de signos o no facilitar información en modalidades alternativas, por ejemplo en braille, oralmente o en lenguaje no técnico. En los sitios en que el acceso a los medicamentos está limitado, tal vez se considere que no tiene prioridad el tratamiento de las personas con discapacidad.

Las mujeres, niños y niñas con discapacidad, personas que padecen deficiencias intelectuales y las recluidas en instituciones especializadas son especialmente vulnerables a agresiones o abusos sexuales. En todo el mundo, los niños y niñas con discapacidad constituyen un porcentaje elevado que no cursan estudios, lo cual los excluye de la educación sexual y reproductiva vital que se imparte a menudo en los centros escolares. Los bajos índices de alfabetización y la inexistencia de información sobre prevención del VIH e Infecciones de transmisión sexual en modalidades accesibles, como la escritura braille, hacen que a las personas con discapacidad les sea dificilísimo adquirir los conocimientos que necesitan para protegerse y no infectarse.

Rara vez se reconoce a las personas con discapacidad como colectivo al que se debe incluir en la respuesta nacional al VIH/SIDA. Integrar sus necesidades específicas es un componente esencial para mitigar el empeoramiento de su estado de salud. La incomprensión y el no dar información esencial a las personas con discapacidad acerca del VIH/SIDA aumentan su marginación. En la labor relativa a los problemas del VIH/SIDA en todos los planos, local, nacional, regional y mundial, se deben tener en cuenta los derechos y las necesidades de las personas con discapacidad, mediante la concepción adecuada de las leyes, las estructuras de financiación, las políticas y los programas. Los profesionales y promotores de la lucha contra el VIH/SIDA podemos ayudar a establecer un diálogo con y en la comunidad de personas con discapacidad para fomentar un debate más abierto sobre las cuestiones relativas al VIH/SIDA.

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad constituye un marco normativo mundial para promover la igualdad de derechos a la salud de las personas con discapacidad, comprendida la salud sexual y reproductiva, en pie de igualdad con las personas sin discapacidad, y posibilita políticas para aplicar los programas sobre el SIDA a las personas con discapacidad y programas para combatir el estigma, la discriminación y demás obstáculos que deben afrontar las personas que viven con el VIH/SIDA, algunos países han adoptado leyes contra la discriminación y otras medidas que abarcan explícitamente la discriminación fundada en el VIH/SIDA.

No hay comentarios: