17 ene. 2009

Lo que el Sida se llevó. Freddie Mercury


Freddie Mercury no representó sólo la música, el espíritu, la estética y el glamour de una época. Sino que su cara y la voz fueron, además, el símbolo de una de las más grandes estrellas del rock de todos los tiempos. Su espíritu provocador, su pasión por vivir intensamente, su enorme sentido del humor, su fascinación por el espectáculo y su evidente genialidad calaron muy hondo en el mundo del pop y del rock. Además, sobre el escenario, fue una de las figuras más impactantes de la música moderna: Su manera de moverse, sus gestos, ademanes y el tremendo feeling que intercambiaba con el público han destacado hasta hacerlo excepcional.


Nació el 5 de Septiembre de 1946 Zanzíbar, una isla del Océano Índico que ahora es parte de Tanzania, con el nombre de
Farookh Bulsara. Su familia era británica de origen Persa (su padre era contable en la administración civil británica), ambos profesos de la fe Zoroastra, por aquel entonces, Zanzíbar se encontraba bajo control británico. Desde los siete años estuvo en un colegio interno en Bombay; el colegio de St. Peter´s hasta 1959, cuando ya con trece años, regresó a Inglaterra, Freddie recuerda acerca de su infancia que sus padres eran sumamente estrictos, pero añade: -"Estuve nueve años interno, así que no pude ver demasiado a mis viejos. Este ambiente me ayudó mucho porque me enseñó a apañármelas por mi cuenta". Sus amigos del colegio le pusieron de mote Freddie, y con él se quedó. A los dieciocho años, inició sus estudios de Arte y Diseño en el
Ealing College of Art graduándose más tarde (estudió diversas artes, incluido el ballet) y obteniendo su diploma en Ilustración y Artes Gráficas; allí conoció a Pete Townsend (The Who), Ron Wood (The Faces y The Rolling Stones) y a Roger Ruskin Spear (The Bonza Dog Doo Dah Band). No deja de ser curioso que la música no se haya contado entre las aficiones de Freddie en sus años jóvenes; más bien dividía su tiempo entre los deportes y las artes gráficas. (Roger Taylor dijo: -"Freddie casi nunca escucha nada. Alguien le compró un álbum de Aretha en directo y lo estuvo poniendo un año seguido, pero sobre todo le da por Mozart, Chopin..."). Eso sí, disfrutaba imitando y actuando. En Londres Freddie encontró pronto afinidad musical con Roger Taylor, John Deacon y Brian May. Poco después de que llamaran Queen a su banda, en 1970, el cantante se agregó el apellido Mercury, en homenaje al planeta Mercurio. Nunca intentó pasar desapercibido. Según la prensa británica era el cantante con "estilo de vida kamikaze", Alcohol, cocaína, mucho trabajo en estudios y sobre los escenarios del mundo, fiestas, continuos nuevos amores y rollos de una noche. En 1991, a los 45 años, se convirtió en el primer músico famoso en morir de SIDA. Durante dos décadas Mercury fue el cantante extraordinario, el ideólogo, la atracción de cada uno de los espectáculos teatrales, rimbombantes de Queen. Nunca ocultó sus tendencias sexuales y era consciente de que el sexo podía resultarle mortal. De todas maneras asumió grandes riesgos: "Su pesadilla era encontrarse con un dormitorio vacío". Pero el cantante hizo caso omiso a las advertencias de sus amigos, entre ellos Elton John. "El amor para mí es como una ruleta rusa", dijo. "No lo puedo controlar". En Suiza, junto al lago Ginebra, tiene una estatua que muestra al cantante en su típica pose de concierto, con el brazo derecho en alto y el pie del micrófono en la mano. Antes de fallecer creó una Fundación para luchar contra el SIDA. Incluso en las últimas semanas de su vida, marcadas por la dureza de la enfermedad, trabajó para ello con una fuerza incalculable. En el estudio Queen grabó canciones que podrían considerarse entre las mejores de su carrera. Su banda completó las grabaciones y en el quinto aniversario de su muerte de Queen editó el último álbum original con la voz de Freddy. Su título: 'Made in Heaven' (Hecho en el cielo).

Escrito y divulgado por: Rubén Tosoni

No hay comentarios: