6 nov. 2008

Sexo + Seguro


Sexo más Seguro para componentes del colectivo de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales (GLBT).

 

El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

Es el virus desencadenante del SIDA (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida). El VIH debilita la capacidad del organismo para resistir y combatir infecciones y enfermedades. Cualquier persona puede infectarse con el VIH, si no utiliza medios de prevención. El contagio del VIH se produce cuando se traslada al flujo sanguíneo de una persona a otra, una suficiente cantidad de virus. Los seropositivos, pueden transmitir el virus a través de fluidos tales como: la sangre, el semen o en determinados casos, los flujos vaginales y la leche materna. La única forma que garantiza al 100% la prevención de una posible transmisión del VIH, es la abstinencia sexual. Por esto creemos que has de disponer de información suficiente para que puedas tomar tus propias decisiones y asumir sin miedos ni complejos el comportamiento sexual que más te apetezca.

¿Qué es el sexo más seguro?

Es la forma de disfrutar del sexo evitando el intercambio de fluidos, tales como la sangre y el semen, que como hemos dicho, pueden transmitir el VIH. Se logra al no permitir que los ya mencionados fluidos entren en tu organismo, impidiendo que tu semen o tu sangre se introduzcan en el de otra persona. El uso del condón (preservativo) en las relaciones sexuales, ha demostrado su eficacia como barrera para evitar la transmisión; resulta efectivo en el bloqueo de la entrada del virus del VIH. Sirve también como barrera contra el virus del Herpes, el Citomegalovirus (CMV), el de la hepatitis "B", las clamydias, la sífilis y la gonorrea. Aprende a utilizarlos y su efectividad real solo disminuirá si se rompe. Para protegerte, controla la fecha de caducidad y evita una exposición prolongada al calor o la luz solar.

Prácticas sexuales más frecuentes y normas para un Sexo más Seguro (S+S)

Penetración anal

Una penetración anal sin preservativo conlleva un elevado riesgo de contagio.


Utiliza siempre un preservativo y crema hidrosoluble; el uso de lubricantes grasos (vaselina, manteca, cremas) debilita el látex, por lo que no son recomendables. Actuando de esta forma evitarás no solo el riesgo de contagio, sino también posibles accidentes, tales como la ruptura del condón. Estos pueden romperse, sobre todo, si no se usan correctamente. Es esencial que en las penetraciones anales utilices siempre preservativos, y que además, aprendas a usarlos correctamente.

No es cierto que:

-         el único que asume un riesgo real de infección es el que está siendo penetrado.

El que penetra también puede contagiarse.

-           retirándote antes de correrte, no impides la transmisión del virus.

La irritación por el rozamiento de la piel del glande con la mucosa anal puede permitir el paso del virus. Por tanto, utiliza un preservativo durante todas las fases de la penetración.

Felación (chuparla o mamarla) y VIH.

El riesgo de contagio en la felación se da si hay eyaculación, si no se eyacula, el riesgo es bajo en comparación con la penetración anal. Debes cuidar que la mucosa de la boca esté en buen estado y que no sangren las encías. Sobre todo, procura no eyacular o que no te eyaculen en la boca.

Si quieres mantener una seguridad plena, puedes hacerlo con un preservativo; en ese caso, utiliza los no lubricados o los de sabores.

Besos, ternura…

Con los besos no hay problema. Si a ti o a tu pareja le sangran las encías, si tienes cortes o heridas en la boca, evita los besos profundos (con intercambio de lengua y saliva). Son prácticas muy seguras las caricias, la masturbación (sola/o en pareja, o en grupo), los masajes eróticos, etc.

Conviene no olvidar que la penetración no es imprescindible para mantener una relación sexual satisfactoria. Ahora bien, siguiendo las normas de sexo más seguro, la lista de relaciones sexuales que puedes mantener, es tan amplia como pueda serlo tu imaginación. Todo depende de la creatividad y de la capacidad que desarrolles para buscar/encontrar placer y de proporcionarlo a tus compañeros sexuales.

Ten en cuenta que...

Si te rasuras la cara, el cuerpo o algunas partes, es conveniente dejar pasar tiempo entre tu afeitado y el contacto sexual, por si se produjeran heridas, para que estas puedan cicatrizar.

Si sales para ligar es preferible que optes por un enjuague bucal y no por el cepillado o el uso de hilo dental.

Evita las lavativas y duchas rectales poco antes de una relación sexual con penetración. Pueden debilitar la mucosa anal y favorecer el paso del virus a la sangre.

Los consoladores y otros juguetes sexuales son de uso personal.  Si los compartes, utilízalos con preservativos y somételos a una higiene adecuada.

Si tienes heridas en los dedos o en las manos, procura que no entren en contacto con el semen, con la mucosa anal ni con la sangre de tus compañeros sexuales.

Ni el amor, ni la confianza en la fidelidad de tu compañero, te protegerán de la transmisión del VIH. La única garantía de prevención es seguir las normas del sexo más seguro.

El alcohol, el popper, las drogas y el cansancio que se conjugan en una noche de juerga, pueden alterar tu capacidad para tomar decisiones y empujarte a no valorar los riesgos que asumes. La juventud o el aspecto saludable de tus compañeros sexuales no significan nada. Mantén siempre en tus prácticas las normas del sexo más seguro. Recuerda que hay Asociaciones de Lucha contra el SIDA en el colectivo GLBT que, periódicamente, organizan Talleres de Prevención y Salud Sexual y otras que brindan soporte a los que ya saben que son seropositivos.

Hazte la prueba y podrás conocer tu situación de salud y así, ayudar a detener la transmisión del VIH, se trata de una responsabilidad que compartimos entre todos. 

No hay comentarios: